Bayardo José Taleno llega a las dos de la tarde a la Basílica Menor Nuestra Señora de la Asunción. En sus manos lleva churritos, jugos y caramelos, lo acompaña su nieta quien porta una bolsa con media libra de azúcar.

Ellos, aseguran que todo será repartido en la Gritería Chiquita.

Luis Contreras, junto a su esposa y dos hijos observan la imagen de la Virgen de la Asunción. Viajó desde Tisma para agradecer a Dios las bendiciones y lo que más aprecia, es su familia con salud.

El Padre Bismark Conde, vicario foráneo, acompañado de feligreses católicos llevan las flores preparadas en los hogares de la comunidad Indígena de Monimbó en honor a la Madre de Jesús.

Setenta años tiene la Gritería Chiquita de celebrase, en el departamento de León, sin embargo este fervor religioso se ha expandido en todo Nicaragua.

En Masaya, el martes 15 de agosto, también se celebra la Asunción de María. Se espera una revista cultural a las seis de la tarde en honor a la Madre de Jesús, mientras los cohetes y sonidos de morteros se confunden con el grito, ¡Quién causa tanta alegría!