Muchas de las familias que estaban en la Plaza de la Revolución, gestionaron infructuosamente títulos sobre su propiedad con gobiernos anteriores, neoliberales y alejados del pueblo, esperando incluso hasta 30 años para poder tener la total seguridad sobre el terreno en que habitaron por décadas, pero señalaron que solo con el Gobierno Sandinista lograron alcanzar la seguridad sobre su propiedad.

La emoción de las miles de personas que estaban en Plaza, al serles restituidos sus derechos a la propiedad segura y digna, se notaba en el rostro de ellos porque el momento tan esperado había llegado cuando ya le podían decir a sus hijos que la propiedad en que viven era totalmente de ellos, señalaron varios entrevistados.

Al respecto, Tomasa del Socorro García dijo que esperó 30 años para poder tener el documento que la acredita como propietaria del terreno en que vive en la primera etapa del barrio Julián Quintana.

“Estos feliz de la vida, era lo que esperaba, que mi familia tuviera la seguridad sobre la propiedad en que vivimos y la cual nos ha dado el presidente Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo al restituirnos nuestros derechos de poseer un título sobre mi casa”, explicó la compañera Tomasa.

Ahora están seguros sobre sus viviendas


Por otra parte, José Danilo Chamorro explicó “esperé más de 20 años para poder decir que la propiedad donde habito es total y legalmente mía en un 100 por ciento y eso se logró porque el presidente Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo lo hicieron realidad al preocuparse por nuestro derecho a vivir dignamente”.

Por su lado, Leonardo González manifestó que desde muchos años estaba haciendo gestiones con los gobiernos anteriores para poder tener seguridad de la propiedad de su casa, pero hasta ahora, con el gobierno del Comandante Daniel Ortega es que se logra y en ese sentido afirmó que se siente muy contento.

Entre tanto, David Antonio González, manifestó que ahora se siente feliz, satisfecho de saber que ya no tendrá miedo de que lo saquen de su propiedad, sino que ahora podrá heredárselas a sus hijos sin ningún problema.

Mientras tanto Crescencia del Socorro López, visiblemente emocionada manifestó mucha alegría por poder compartir ahora con su familia de que ya pueden decir que la casa en que habitan es de ellos y en ese sentido destacó que siente que sus derechos han sido restituidos por el Gobierno Sandinista.