Las inundaciones y deslizamientos provocados por los fuertes vientos, han dejado como resultado 47 fallecidos y miles de personas que perdieron su hogar en Nepal. 

El vocero del Ministerio del Interior, Dipak Kafle, declaró que las fuerzas de seguridad local fueron movilizadas para el recate de personas que aún continúan atrapadas tras los derrumbes. 

Anunció también que es probable que el número de víctimas aumente, ya que hay una veintena de desaparecidos luego de tres días de fuertes lluvias en 11 distritos del sur del país asiático.

El funcionario también expresó que los esfuerzos están enfocados en el traslado de la población a zonas con mayor altura para proveerlos de comida y resguardo.  

Las labores de rescate han sido afectadas por la persistencia de las lluvias y de los deslaves, que han provocado daños en puentes y autopistas, y afectado la operación de algunos aeropuertos.

Según medios locales, docenas de poblados permanecen inundados en los distritos más afectados por las lluvias torrenciales, propias de la época de monzón.