El donativo lo recibió simbólicamente del embajador ruso, el doctor Guillermo González, Secretario Ejecutivo del Sistema Nacional para la Prevención y Mitigación de Desastres en las instalaciones del INETER.

El representante residente del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo en Nicaragua, Pablo Mandeville, en nombre del sistema de las Naciones Unidas en Nicaragua agradeció al embajador de Rusia Nicolai Vladimir por la respuesta de su país al llamado internacional para atender las necesidades de las personas afectadas por la depresión tropical que afectó al país en octubre del año pasado.

El representante de las Naciones Unidas destacó que según las cifras que junto con el gobierno registró el organismo que representa, hubo casi 134 mil personas afectadas por el fenómeno tropical y añadió que de ese total, el 53 por ciento eran niños y niñas.

Recordó el representante de la ONU que la depresión tropical impactó 13 departamentos de Nicaragua, entre ellos Managua, Masaya, Carazo, Rivas, León, Chinandega, Madriz, Estelí, Matagalpa, Chontales, Nueva Segovia  menos la costa del Caribe, así como a países vecinos como El Salvador.

Valiosa donación rusa

Destacó que se movilizaron 10.5 millones de dólares, de los cuales, 900 mil dólares fueron de la donación rusa y recordó que junto con el gobierno de Nicaragua se decidió que el mejor uso de esa donación era la compra de 64 mil láminas de zinc con las cuales se pretende aliviar los daños ocasionados por la tormenta a seis mil 583 familias.

Por su lado el embajador Ruso Nicolay Vladimir afirmó que “el cambio climático afecta a todo el mundo, nuestro país muchas veces fue afectado por ese fenómeno y este año tampoco fue un año sin problemas, por eso nosotros entendemos que tan importante es la solidaridad internacional a las víctimas de estos fenómenos”.

Destacó el diplomático que la Federación Rusa hizo una donación de casi un millón de dólares para ayudar a seis mil 500 afectados por los desastres naturales, pero también señaló que el Sinapred fue fortalecido por ese país con seis hospitales móviles y 48 carros de bomberos de último modelo que ahora están distribuidos en diferentes distritos, todo lo cual fue entregado en septiembre al presidente Daniel Ortega.

Mejoradas capacidades de atención de emergencias

Entre tanto el doctor Guillermo González, Secretario Ejecutivo del Sistema Nacional para la Prevención y Mitigación de Desastres manifestó que en las 64 mil láminas de zinc adquiridas con los recursos de la donación rusa, se está concretando todo un proceso de colaboración que el gobierno de Rusia ha venido dando a Nicaragua.

El doctor González en ese sentido agradeció la ayuda humanitaria recibida de parte del gobierno de la Federación Rusa, la que calificó como invaluable, a la par que dio gracias al señor Mandeville por el apoyo de Naciones Unidas con  acompañamiento técnico material y humano.

Señaló que el zinc viene a fortalecer las capacidades de atender a las personas que se ven afectadas, así como a aquellas familias que ameritan mejorar las condiciones de vida para enfrentar situaciones futuras como las tormentas tropicales.