El jefe de Estado de Venezuela se encuentra en Cuba, donde será sometido a una nueva intervención quirúrgica, luego que se le encontrarán “algunas células malignas” en el mismo lugar donde sufrió una lesión cancerígena meses atrás.

Por ello, el Mandatario ecuatoriano resaltó que viajó hasta la capital cubana para “darle (a Chávez) un abrazo solidario del Ecuador y de toda la patria grande”.

Desde el aeropuerto de La Habana, minutos antes de regresar a Quito, Correa reafirmó sus declaraciones previas en las que calificó a Chávez como “un presidente que cambió la historia de Venezuela y América Latina, y un extraordinario ser humano que pasa por un momento difícil en cuanto a salud”.

Agregó que el líder bolivariano “está muy bien de ánimo, todos conocemos al presidente Chávez, siempre dispuesto a dar las batallas más duras”.

“Nosotros vinimos a darle ánimo al Comandante Chávez, porque él nos da ánimo a todos nosotros con su espíritu de lucha y su positivismo. Así que esperamos que todo salga bien”, aseveró, al referirse a la operación que debe practicarse el venezolano.

Reunión con Fidel y Raúl

El dignatario ecuatoriano resaltó que, durante su visita de un día, logró también conversar con el presidente cubano Raúl Castro y con el líder revolucionario Fidel Castro.

“Con Raúl hablamos de la situación de América Latina, Cuba y Ecuador; sobre el huracán Sandy que causó muchos destrozos en la Isla, especialmente en Santiago. Vamos a ver cómo podemos arrimar el hombro junto a Cuba, que ha ayudado mucho a América Latina”, apuntó Correa.

En relación a las palabras que sostuvo con Fidel, aseveró que el cubano “nos dio un panorama mundial de lo que pasa en China, Rusia, Estados Unidos y América Latina. Es impresionante toda la información que maneja”.

Lucha antiimperialista


Durante sus declaraciones, Correa también se refirió al que consideró uno de los grandes desafíos de la humanidad del siglo XXI: luchar contra los poderes imperiales y el poder mediático.

Afirmó que esos poderes no buscan la verdad, ni tampoco la justicia. “Si tu eres incondicional, así seas el dictador más sanguinario, te van a defender como el más demócrata, te darán palestra para dar los discursos más encendidos sobre moral, buenas costumbres y democracia”.

En cambió, explicó que cualquier persona, hasta la más comprometida con los derechos humanos y la democracia, si no es incondicional, ni se somete ante los poderosos, sufrirá un “linchamiento mediático, una campaña constante de autoritarismo, de dictadura, de atentados a los derechos humanos”.

“Ya nos conocemos de memoria el libreto. Por eso, uno de los desafíos de la humanidad es que por fin se inaugure la justicia y la verdad a nivel internacional, y se acabe esa doble moral terrible”, puntualizó

Sobre ese aspecto, criticó a Estados Unidos por mantener prisioneros a los cinco antiterroristas cubanos, violar su derecho al debido proceso y sus garantías fundamentales.

También condenó el uso de aviones no tripulados para ejecutar asesinatos selectivos, que deparan en la muerte de mujeres y niños inocentes.

“Esos son atentados a los derechos humanos, pero en el siglo XXI hasta la vergüenza creo que se ha perdido”, concluyó Correa.