Al menos tres personas desaparecieron y decenas se vieron afectadas por las lluvias que azotaron diferentes puntos de Guatemala.

El portavoz de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), David de León, explicó a la prensa que los desaparecidos, a los que no identificó, están siendo buscados en el río Petacalapa, en Malacatán (San Marcos), donde fueron vistos por última vez al verse sorprendidos por la crecida del caudal.

En la zona 13 de la capital, 27 personas resultaron afectadas y 7 tuvieron que ser evacuadasa una iglesia evangélica por un derrumbe en la zona conocida como "Anexo Forestal", mientras que otro pequeño alud en el kilómetro 326 de la Franja Transversal del Norte, en la ruta de Livingston, no ocasionó daños personales.

En la ciudad colonial de La Antigua y en Jocotenango (ambos en la provincia de Sacatepéquez), varias viviendas se inundaron, mientras que varios árboles han obstruido carreteras en diferentes puntos del país.

Según el portavoz de la Conred, estas lluvias no están asociadas a la tormenta tropical Franklin, que ya se encuentra muy cerca de las costas del suroriental estado mexicano de Quintana Roo.

En la actual temporada de lluvias, que empezó el mes de mayo y que no se prevé que finalice hasta noviembre, ha habido más de 146 emergencias que han afectado a 144.508 personas, mientras que 579 están en riesgo, 1.490 fueron evacuadas, 667 están bajo refugio y 16 fallecieron.

En cuanto a daños a infraestructuras, hay 948 viviendas afectadas -762 leves-, 109 casas en riesgo, 53 carreteras, 13 puentes y 4 escuelas afectadas, y tres puentes destruidos.

Guatemala, uno de los países más vulnerables del mundo, registró durante 2016, 463 desastres naturales que afectaron a 445.628 personas y dejaron 57 muertos, 6 desaparecidos y 108 heridos.

Estas catástrofes se saldaron además con 2.783 personas en riesgo, 2.621 damnificados, 4.032 evacuados, 1.682 albergados, 602 viviendas en riesgo y 7.185 con daños ( 199 son severas, 415 moderadas y el resto leves).

En 2015, la Conred registró 302 muertos, 73 desaparecidos y más de 1,96 millones de afectados por las lluvias, las erupciones volcánicas y la contaminación del río La Pasión.