El Comisionado mayor Sadys Martínez, sub director de la Dirección de Seguridad de Tránsito Nacional, informó que gracias a las diferentes campañas de sensibilización que ejecuta la Policía, esta semana el número de personas involucradas en accidentes de tránsito y personas fallecidas disminuyó.

En 142 municipios del país no hubo fallecidos por accidentes de tránsito, en general disminuyeron los muertos, lesionados y accidentes de tránsito esta semana. En total fallecieron 11 personas, 43 personas resultaron lesionadas, para un total de 744 accidentes en lo que va del año”, detalló el comisionado.

De las 11 personas fallecidas, nueve eran hombres y dos mujeres, las víctimas eran 7 conductores, 3 peatones y 1 pasajero.

9 de las 11 víctimas eran personas de 21 a 40 años; 10 de los 9 accidentes ocurrieron por: estado de ebriedad, exceso de velocidad e invasión de carril.

Siete de los 11 accidentes mortales fueron en carreteras, siendo Managua y Chinandega los departamentos que registran más accidentes.

Siguió detallando que 7 de los vehículos en los 11 casos de fallecimientos fueron motocicletas y camionetas.

Sobre el plan de retenes y vallas, explicó que fueron retenidos 235 vehículos al no portar licencia los conductores, 126 conductores que manejaban en estado de ebriedad.

A nivel nacional se aplicaron 4 mil 173 multas, se suspendieron 126 licencias a conductores en estado de ebriedad y se cancelaron de manera definitiva siete licencias.

De la semana que va del 31 de julio al 6 de agosto, la Policía Nacional llevó a cabo 23 seminarios a 652 conductores a nivel nacional; 151 conductores de motocicletas, 251 conductores de motos, 250 conductores particulares.

También se impartieron 22 seminarios de educación vial a 916 miembros de la comunidad educativa.

En los departamentos se desarrollaron diferentes actividades. En Masaya se realizó la marcha de prevención de accidentes de tránsito, donde participaron 41 conductores de moto taxis, 200 personas, 25 miembros retirados de la Policía Nacional y escuelas de manejo.

Todos estos accidentes y pérdidas humanas se pueden evitar si los conductores y peatones adoptan una conducta de amor a la vida, respetando las leyes de tránsito, los límites de velocidad.