Investigadores de la Universidad de Washington ven casi imposible que el aumento de las temperaturas globales se mantenga por debajo de los dos grados centígrados durante el siglo XXI. Así lo recogen en su estudio publicado en Nature Climate Change.

En el último acuerdo climático de París, varias naciones acordaron hacer todo lo posible para que las temperaturas no subieran más de dos grados en los próximos 80 o 90 años.

Sin embargo, este último estudio demuestra que una subida similar sería el mejor de los escenarios posibles, dijo el autor principal del estudio, Adrian Raftery, profesor de la Universidad de Washington.

"Es factible, pero solo con un esfuerzo importante y sostenido en todos los frentes durante los próximos 80 años", recalcó el científico.

Ese aumento de dos grados se ha considerado el 'límite de velocidad' que la humanidad no debe superar si no quiere verse amenazada.

La razón principal para explicar este aumento anticipado de las temperaturas son unas mayores emisiones de carbono, que se asocian con el aumento de la actividad económica.

Otro estudio de la Universidad de Carolina del Norte, publicado en la misma revista, estima que el futuro cambio climático será capaz de causar aproximadamente 60.000 muertes en el año 2030 y 260.000 en 2100 debido al efecto del cambio climático en la contaminación atmosférica global.

Las temperaturas más altas aceleran las reacciones químicas que crean contaminantes atmosféricos como el ozono y las partículas finas, que afectan a la salud de las personas. El mayor peligro será para los lugares más secos que no 'se limpian' de manera natural por la lluvia.