Las familias de la segunda etapa del barrio Santa Elena, ubicado en el kilómetro 13 de la carretera Norte han dejado en el pasado las preocupaciones que les originaban las conexiones ilegales de energía eléctrica.

En el sector son 530 viviendas las que ahora cuentan con un suministro estable, para lo cual el Gobierno Sandinista a través de la Empresa Nacional de Transmisión Eléctrica (ENATREL) instaló más de tres kilómetros de red.

Juan Luna, un poblador de esa zona afirmó que ahora se siente más tranquilo y seguro con el nuevo tendido.

Para mí significa tranquilidad y un orden porque antes había un desorden. Era un desorden porque había días y noches que estábamos sin luz porque todo era artesanal, nosotros la población lo hacíamos. Algo incorrecto… pero bueno, la necesidad…”, indicó el hombre mostrando una cara de alivio.

Entre tanto, Ana María Hernández explicó que este es un sueño que esperaron ver cumplido desde hace mucho tiempo.

Es un sueño hecho realidad. La gente nunca creía que se iba a organizar este barrio, pero ya la gente está comprobando que nuestro gobierno ha cumplido y sigue cumpliendo con todos los beneficios que han entrado al barrio”, afirmó.

La Ingeniera Salma Ligia Barrios , responsable del área de gestión social de los proyectos PNSER de ENATREL, aseguró que estos proyectos se desarrollan en conjunto con la distribuidora de energía y el Gobierno Sandinista, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de las familias con un mejor servicio.

En ese orden señaló que el programa comprende la educación y capacitación para garantizar la sostenibilidad del proyecto. Para hacer realidad esta solución se invirtieron casi 7.7 millones de córdobas.