Cuatro terroristas del grupo Estado Islámico (EI) atacaron hoy la embajada de Iraq en Kabul, donde se registraron dos explosiones seguidas de disparos, informó el ministerio del Interior.

De acuerdo con la fuente, uno de los asaltantes detonó un cinturón de explosivos en la puerta de la sede diplomática para abrir paso a los otros yihadistas, quienes se enfrentaron a tiros a las fuerzas de seguridad.

Aún se desconoce el balance de víctimas.

La embestida ocurrió en el distrito de Shahrara, donde también se ubica la antigua sede de esa cartera y de un complejo de Naciones Unidas.

La embajada iraquí convocó el pasado 13 de julio a una rueda de prensa para celebrar en la capital afgana los resultados de la ofensiva contra el EI en la ciudad de Mosul.

El atentado se produce una semana después de que los talibanes detonaran un vehículo con explosivos contra funcionarios del Gobierno, acción que dejó 31 civiles muertos y 40 heridos.

Expertos califican de indetenibles las acciones terroristas en tierras afganas, donde tropas estadounidenses garantizaron por más de 15 años su presencia militar en la región asiática, con alegados fines de lucha contra el terrorismo que no mostraron resultados tras la intervención en 2001 con apoyo de aliados de la Organización del Tratado del Atlántico Norte.