Feligreses de la Parroquia “El Redentor” celebraron a su santo patrono San Alfonso María de Ligorio, fundador de los Misioneros Redentoristas, con una solemne eucaristía presidida por el Cardenal Leopoldo Brenes, quien con mucho fervor se refirió a las cualidades del siervo de Dios, quien desde joven predicó el evangelio, acción que lo llevó a la santidad.

Fue un sacerdote muy inteligente, a los 16 años ya era abogado y luego desarrolló su trabajo de una manera magistral, nunca perdió sus litigios, pero al final se dio cuenta que sus pasos deberían ser detrás de nuestro señor Jesucristo. Él vivió una gran espiritualidad y fue misionero, predicando de una manera sencilla, de tal manera que todos comprendieran el mensaje de Dios”, destacó Brenes.

Asímismo, motivó al pueblo a tener un encuentro cercano con Jesucristo, quien a lo largo de los siglos ha sido la luz en la vida de millones.

La cercanía con Dios es vital, debemos dejarlo todo para conseguir el gran valor de tener en nuestros corazones y en nuestras familias al gran tesoro llamado Jesucristo, quien nos da la vida, la salud y las fuerzas para vencer las dificultades de la vida”, manifestó.

Brenes insta a vivir las festividades de Santo Domingo con respeto y devoción

Durante su mensaje al pueblo católico, el Cardenal llamó a las familias de la capital a celebrar con mucha alegría, pero sobre todo respeto las festividades en honor a Santo Domingo de Guzmán, el promotor del Santo Rosario.

Recemos el Rosario, celebrar a Santo Domingo es haciendo lo que él promovió y luego de su rezo meditar acerca de la pasión, muerte y resurrección de Nuestro Señor Jesucristo para que podamos sentir ese amor y cercanía que predicó Santo Domingo y sobre todo llevar una vida íntegra teniendo a Cristo como el centro de nuestras vidas”, añadió.