¿Quién cree en las “casualidades”? ¿Los acontecimientos son obra de una arbitraria ruleta? ¿Puede más la maldición que la Bendición?

El pastor Ear Thurner lanzó palabras de exaltación a Nicaragua. Y con él, más de tres mil almas que llegaron a compartir la Palabra de Dios, y las obras de la Fe, mediante clínicas médicas para las familias. El estadounidense, en sintonía con las delegaciones, aseguró que Nicaragua “es la joya de Centroamérica”.

Los misioneros que participan en Nicaragua Brilla, Una Nación un Día, no necesitaron años, sino UN DÍA, para amar a nuestra nación y revelar las disposiciones de Dios: un digno futuro. Esto solo es posible percibirlo por la paz que hay en el corazón: un privilegio que viene del Altísimo.

Pero hay otro misionero que estuvo en León, también estadounidense, que bendijo con palabras que solo pueden provenir de auténticos profetas: “Nicaragua es un diamante en las manos de Dios”.
En este mes, el 19, el canal de Youtube Wayfarers, emitió un espléndido video de nuestra nación, como un ineludible lugar para los turistas. Inspirados en los sitios donde hicieron las tomas, llamaron a Nicaragua “La Joya de Latinoamérica”.

Miles de almas que no son nicaragüenses proclaman a los cuatro vientos las bondades naturales del territorio y de su gente: y nombran al país con la admiración de quien aprecia una valiosísima piedra preciosa.

Wayfarers anuncia: “Acuñada entre el océano Pacífico y el mar Caribe, esta joya de Latinoamérica es todavía, de alguna manera, una gema escondida, haciéndola virgen y pura”.

¡Qué hermoso escuchar estas expresiones de amor al país –dichas en inglés por varones y mujeres de otras nacionalidades– tan distintas y tan distantes de las maldiciones escupidas en español por una ínfima minoría de políticos extremistas en contra de su propia tierra!

Solo el poder de Jesús puede enviar a hombres y mujeres de Dios a diversos puntos del planeta, o venir de ellos, con todas las ganas de entregar sin costos, los que el Poderoso de Israel les ha dado de gracia.

Vienen para bendecir, como un ejemplo moral para aquellos que solo calamidades y malos augurios invocan, y se complacen con la Nica Act, mas Jesús es claro: “de la abundancia del corazón habla la lengua”.

Protección de lo Alto

Nicaragua, en el Centro de las Américas, es un territorio multi sometido por la Conquista Española, los piratas, los filibusteros, las ocupaciones militares e injerencias promovidas por los presidentes de Estados Unidos, William H. Taft (1909-1913) Woodrow Wilson (1913-1921) Calvin Coolidge (1923-1929) Herbert Hoover (1929-1933), Ronald Reagan (1981-1989) y los Bush.

Esta ha sido la triste historia nacional, sin odiar ni haber lanzado una sola triquitraca a la Unión Americana. Empero, ahora recibe la mejor “invasión” de todas: las de los buenos espíritus.

“Esto es increíble, no solo somos los norteamericanos, sino que hay personas de 33 países, de los cinco continentes alrededor del mundo que están aquí (…). Es maravilloso poder ver toda la unidad que hay en toda esta gente trabajando por la gente de Nicaragua”,  dijo a los medios sandinistas Jessica Snider, misionera de Una Nación, Un Día.

Sin dudas, Dios envió a estos anunciadores de su Reino para la protección divina de Nicaragua, en momentos en que el Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó la Nica Act, para luego remitirla al plenario de la Cámara de Representantes.

Es obvio que la propuesta de ley en la que tratan a Nicaragua de nuevo como República Bananera, no es la idea ni el deseo del pueblo de Estados Unidos, parte del cual son los misioneros que han estado en estos días en nuestro país. Si así fuera, seguramente hubieran cancelado su viaje.

Contrario a lo que plasmó doña Ileana Ros-Lehtinen y compañía en su proyecto macartista, la situación nacional es de paz, inclusión y consensos. El pastor Nabel Rodríguez, confirmó a la prensa: “Yo creo que toda la nación de Nicaragua, yo lo puedo sentir y ver, que casi no hay ningún nicaragüense, independientemente del perfil religioso que tenga, que no se sienta parte del Proyecto (de Nación), yo siento que es una incorporación integral”.

Si los que aprobaron la Nica Act escucharan los testimonios de pastores y misioneros, comprenderían que estamos en una realidad diferente, a pesar de los que maldicen a nuestra nación.

El pastor Rafael Arista, Presidente de las Asambleas de Dios, testificó en El 19 digital que “Nicaragua se conoce como uno de los países centroamericanos de mayor crecimiento (económico), hay una libertad de culto gloriosa, hermosa, linda y fabulosa. Hay libertad de pensamiento, libertad de movilización y todo eso nos ayuda a nosotros como iglesia a hacer la obra de Dios en este país”.

Aunque las potestades malignas se levanten contra la nación, Ramón Valadés, misionero de Estados Unidos nos dejó esta verdad: “La jornada significa que ustedes son amados por el más Poderoso del mundo, que son bendecidos y que doy gracias por haberme escogido para poder venir a apoyarlos, ustedes tienen un país maravilloso”.

Valoró además que la masiva presencia desde cinco continentes no puede ser más que el amor que Jesucristo le tiene a Nicaragua.

La joven Snider centró bien su punto: si atienden médicamente a los pacientes de escasos recursos –fisioterapia, odontología, optometría y otras especialidades, además de medicinas– también los ministran espiritualmente. No solo se trata de sanidad corporal, sino espiritual.

Ella agradeció al Presidente Daniel Ortega y a la Vicepresidenta Rosario Murillo, porque “el gobierno ha brindado las condiciones para que todo este equipo se pueda distribuir por todos los departamentos de Nicaragua”.

Vinieron de otras tierras, han visto lo que unos cuantos se resisten a reconocer, que teniendo ojos y oídos no han querido ver ni escuchar lo que esta multitud de cristianos atestigua de nuestra Patria.

Sí, Nicaragua brilla gracias al Altísimo, aunque les duela a los espíritus del Bajísimo que quisieran verla consumida por la oscuridad.

Dios nos bendijo con un país, no con un “patio trasero”.