Después de intensas y persistentes lluvias, varias regiones de Alemania sufren hoy fuertes inundaciones.

Las riadas afectan sobre todo los estados federados de Baja Sajonia y Sajonia-Anhalt, pero también partes del sur del país.

En la ciudad de Hildesheim, Baja Sajonia, el nivel del agua subió nuevamente en la noche del miércoles al jueves, por los cual los bomberos advirtieron de posibles roturas de diques.

Mientras, en la ciudad de Goslar, también en Baja Sajonia, la situación mejoró, por los cual las autoridades abrieron gran parte del centro de la ciudad para el tráfico.

Las autoridades en la región de Goslar dieron a mediados de la semana alerta roja, movilizando a ciento de miembros de la ayuda humanitaria y la protección civil.

A la par, en varias zonas de Sajonia-Anhalt las autoridades desactivaron la alerta, después de que las fuertes lluvias convirtieron a pequeñas quebradas en torrentes.

A pesar de que la situación se ha relajado, el tráfico ferroviario todavía está afectado en varias regiones.

Las lluvias persistentes, causadas por la zona de baja presión Alfred, afectaron sobre todo al sur de Baja Sajonia, Hesse, Turingia y el norte de Baviera.

En estas regiones cayeron en 48 horas más de 100 milímetros de lluvia por metro cuadrado, mucho más que en los años anteriores durante todo el mes de julio.