Con un tierno y emotivo concierto de música trova y testimonial, el Gobierno y pueblo nicaragüense conmemoraron este 26 de julio el Asalto al Cuartel Moncada y el Día de la Rebeldía Nacional de la hermana República de Cuba.

El evento, celebrado en el Teatro Nacional Rubén Darío (TNRD), estuvo marcado de muchas anécdotas y simbólicos recuerdos, evocando al Comandante Fidel Castro; así como los hermanamientos y solidaridad histórica entre Cuba y Nicaragua.

El Embajador de Cuba en Nicaragua, compañero Juan Carlos Hernández, destacó el mensaje que envió el Comandante Daniel Ortega y la Vicepresidenta Compañera Rosario Murillo al general de Ejércitos, Comandante Raúl Castro, y a todo el pueblo cubano en el contexto de estas celebraciones.

“Nuestro más sincero agradecimiento por esta celebraciones en conjunto. Para nosotros el Día de la Rebeldía Nacional significa muchísimo, es la gesta, motor impulsor que llegó a mover el triunfo revolucionario”, expresó.

Escuchando el bonito homenaje en el que participó la Camerata Bach, Hernández valoró cuánta similitud hay entre Cuba y Nicaragua, en clara alusión a los colores de la bandera del 26 de julio, y la bandera rojinegra sandinista.

“Para nosotros tiene un significado especial hacer este homenaje desde Managua, y justo aquí en este lugar (TNRD), donde se rindió tributo a nuestro Comandante en Jefe, Fidel Castro, en ocasión de su paso hacia la inmortalidad. Nicaragua, como ningún otro país, vivió jornadas de estremecimiento”, sostuvo.

Por su parte, el Embajador de Venezuela en Nicaragua, compañero Javier Arrúe, expresó que si hay algo que tenemos los pueblos de América Latina y el Caribe, es una historia extraordinaria de lucha por la soberanía, por la independencia y por la libertad.

“Yo creo que el Asalto al Cuartel Moncada, que además aparentemente fue un fracaso, porque no lo pudieron tomar, fue una bandera que se levantó de esperanza para todos los pueblos del mundo”, explicó.

Manifestó su agradecimiento infinito a ese pueblo noble de Cuba; “con ese Comandante Fidel que nos enseñó el verdadero camino de la solidaridad, del compartir lo que cada país tiene”.

El embajador venezolano, expresó que Nicaragua es otro emblema de ese proceso de permanente revolución libertaria.

Previo a iniciar el especial concierto, el compañero Edwin Castro, indicó que además del Frente Sandinista, para toda América Latina, y para toda esa unidad, desde el Río Bravo hasta la Patagonia, el 26 de julio es un ícono en la lucha revolucionaria latinoamericana.

“Es ese momento de dignidad, y ese momento de reflejarse en concreto los ideales de Martí, de Darío, de Sandino, de Bolívar. Por eso es que el 26 de julio es nuestro 26”, expresó el representante de la Bancada Sandinista, desde Managua.

teatro

teatro

teatro

teatro

teatro

teatro

teatro