Un contingente de 36 compatriotas deportados por su situación migratoria irregular, fue recibido en el Aeropuerto Internacional Augusto C. Sandino, por autoridades nicaragüenses.

A su llegada a Managua, los compatriotas fueron atendidos por personal de Migración, Policía Nacional, y Ministerio de la Familia, con el fin de ayudarles a regresar a sus hogares en el interior del país.

El Ministerio de la Familia les garantizó refrigerios y un aporte económico, además de transporte a las terminales de autobuses para que retornen a sus lugares de origen.

Pablo Bermúdez, originario de Somoto, aseguró que invirtió 5 mil dólares para emprender el sueño americano, pero todo su esfuerzo se esfumó debido a las difíciles situaciones que enfrentó.

Al igual que Pablo, todos sus colegas de viaje corrieron la misma suerte y enfrentaron a las autoridades migratorias que los someten a duras medidas de restricción.

Los hermanos deportados agradecieron el esfuerzo del Gobierno Sandinista que les permite un recibimiento digno para retornar a sus hogares.