En los siete distritos de la capital, la Alcaldía de Managua con el respaldo del Gobierno Sandinista, instaló diversos altares móviles con la imagen de la Virgen María, que a eso de los 3 y media de la tarde comenzó a recibir los honores de los capitalinos, que se unen a ese clamor nacional de que la Gritería sea nombrada como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

Los himnos “Tu Gloria, Tu Gloria", “Toda Hermosa eres María”, “Por eso el cristianismo”, “Alabado”, entre otras se dejaron escuchar de los parlantes, pero también cada persona cantado estos himnos que constituyen la esencia de la tradición mariana.

En cada lugar fue notorio el acompañamiento que hacen los jóvenes de la Juventud Sandinista y de la Promotoría Social Solidaria, que ayudaron a dar el orden y dieron prioridad a las personas de la tercera edad y a aquellas con algún tipo de discapacidad.

“Que declaren patrimonio cultural la Gritería, porque usted sabe que esto es una tradición, año con año cada 7 de diciembre veneramos a nuestra Madre Santísima y como cristiano que soy, esto es muy bueno la petición que hizo el gobierno”, dijo doña Francisca Reyes, que esperaba cantar a la Virgen en la rotonda de Cristo Rey en el Distrito Uno.

“Agradecemos por la entrega de estos alimentos, ya que la situación está difícil para algunas familias, pero gracias a Dios tenemos un gobierno que se preocupa por los pobres”, dijo doña Francisca que reside en el barrio Jorge Dimitrov.

Después de recibir la tradicional gorra de la Gritería, Tania Montenegro de 25 años, subrayó la importancia de fomentar el amor a la Virgen María a las nuevas generaciones de jóvenes y por eso se preparó junto a sus hermanos para salir a cantarle a la virgen.

“Esto está muy bien y aunque se hacen alborotos en algunos lugares, lo bonito es cómo la gente viene, le canta a la Virgen y se va contenta a su casa con la tradicional gorra”, mencionó Montenegro.

“Jamás en Nicaragua había visto esto (las celebraciones multitudinarias a la Virgen) y esperamos que se continúe apoyando a los ancianos y gracias a Dios tenemos un presidente que quiere a la Virgen María y por eso apoya al pueblo cada 7 de diciembre”, dijo don José Ronaldo Cruz que llegó en su silla de ruedas desde el barrio Luis Alfonso Velázquez hasta el sector del Zumen en el Distrito Tres.

“Los nicaragüenses somos marianos ciento por ciento y estas fiestas están bonitas”, citó don José.

Para la señora lo más importante es promover el amor por la Madre de Jesucristo y esto que “hace el gobierno debe ser aplaudido por todos y hasta por la Iglesia Católica”.

“Es una bendición para nosotros que nos dan una gorra llena de alimentos, voy contenta y feliz para mi casa con mi saquito de frijoles, arroz, aceite y azúcar”, señaló doña Carmen Bonilla que andaba celebrando la Gritería en la rotonda El Periodista.

A pesar que en cada lugar se apreciaban grandes filas, para todos hubo momentos para cantarle a María y recibir su tradicional gorra, lo que hace que la devoción se incremente cada año por ese fervor mariano que tienen los nicaragüenses.

“Vemos alegría de la gente que viene con devoción cantando y vamos a repartir de 3 mil 400 paquetes entre adultos y niños, esto una tradición y vemos la alegría de la gente hacia la Virgen María”, mencionó el compañero Enrique Beteta, delegado del Distrito Tres del Poder Ciudadano.

En Managua la Alcaldía y el Gobierno Sandinista, realizaron la Gritería en tres puntos por cada distrito, lo que hace 21 altares móviles, donde la población hizo fila para cantarle a la Virgen María. Entre estos puntos visitamos la rotonda Cristo Rey, La dupla norte por el Ministerio del Trabajo, la Rotonda el Periodista, El Zumen, la zona de la Contraloría General de la República, clínica Don Bosco, Batahola Norte y Santa Ana Sur.