Desde las instalaciones de Radio Estrella del Mar, donde Su Eminencia participó en el rezo de la Novena, los fieles marianos escucharon el mensaje del máximo guía espiritual de los nicaragüenses.

El Cardenal expresó que siempre el pueblo nicaragüense se destaca por el fervor y el Amor a la Santísima Virgen María. “Es un pueblo que ama a Cristo y ama  a María Santísima;  ojalá que el pueblo siempre siga con estas devociones porque sabemos que una devoción  autentica de María nos lleva a Cristo que es el camino, la verdad y la vida”, afirmó.

Su Eminencia indicó que este año los nicaragüenses le piden a María “que nos traiga siempre Amor, Paz, Bienestar y que Dios nos de salud  a todos los nicaragüenses y que todos  podamos vivir en Armonía, porque la Virgen Santísima es madre de todos nosotros  y quiere que sigamos a Cristo que es el camino, la verdad y la vida”.

El Cardenal comentó que es una cosa muy bonita que muchas familias nicaragüenses y en general todo el pueblo católico tenga ese fervor en María.

“Yo ya soy hombre de 86 años y recuerdo que desde pequeño el pueblo siempre ha festejado a María y  sabemos que una autentica devoción a María nos lleva a Cristo que es el camino, la verdad y la vida”, expresó y agregó que ojalá que el pueblo continúe con la devoción y manifieste siempre su cariño y amor a la Santísima Virgen “que es Madre de Cristo y Madre nuestra”.



Unesco debe reconocer a la Gritería como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad

Las familias nicaragüenses que esta noche participaron en la Gritería que desde hace más de 155 años se celebra en Honor a la Purísima Concepción de María, manifestaron su total respaldo a la propuesta del Gobierno para que sea declarada por la UNESCO como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Soraya López, una madre acompañada por su esposo e hijos, que anualmente salen a gritar, comentó que ella y su familia han visto con buenos ojos la propuesta del gobierno y consideran que la UNESCO debe declarar la Gritería como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

“Esto es una tradición, es cultura y religiosidad que mueven a todo un país, los nicaragüenses son considerados un pueblo mariano, que Ama a María Santísima, que pide su protección y milagros, esa es la principal razón para que en el mundo entero se conozca esta tradición”, afirmó López.

Igualmente Sandra Espinoza, otra devota mariana, explicó que el Gobierno debe esforzarse para  que la UNESCO reconozca a la Gritería como parte del patrimonio cultural de la humanidad. “Ese será un reconocimiento a todo el pueblo nicaragüense, a nuestros padres  y abuelos y a las generaciones que nos heredaron esta hermosa tradición”, comentó.

Otros feligreses coincidieron en que anteriormente ningún gobierno ha apoyado la religiosidad de su pueblo. Señalaron que obras como los altares móviles en la Avenida Bolívar motivan a las familias a encontrarse con sus valores, con su fe y su tradición, por lo tanto un reconocimiento de la UNESCO hacia la Gritería es una recompensa para el pueblo cristiano, católico y mariano.