Al menos 11 policías murieron y 20 permanecen desaparecidos tras un ataque talibán a un puesto de control en la norteña provincia de Badakhshan, informó hoy el portavoz del gobierno de esa demarcación, Nik Mohammad Nazari.

De acuerdo con la fuente, la formación insurgente sufrió al menos 18 bajas en la embestida, ocurrida en el distrito de Tagab.

A finales de abril pasado los talibanes anunciaron su campaña de primavera contra las fuerzas de seguridad nacionales y las tropas extranjeras en Afganistán, en la que prometieron incrementar los atentados.

Recientemente el Ejército atacó las posiciones de los irregulares en la sureña provincia de Helmand y abatió a 200 insurgentes, entre ellos a varios comandantes, según reportes oficiales.

Actualmente la los talibanes controlan más de la mitad del territorio del país y despliegan una ola de violencia que agudiza el clima de inestabilidad y desafía la capacidad del gobierno afgano de ejercer eficazmente su autoridad.