A pesar de la adversidad de este momento de tristeza por el que atraviesa el periodismo nacional, los familiares, amigos y colegas de María Esperanza Sevilla la recordaron con la alegría que la caracterizaba en Radio Sandino, el medio de comunicación que la vio nacer y crecer profesionalmente.

De la comunicadora se recuerda el empeño y disposición ante las coberturas periodísticas y la jovialidad con la que se reconocía siempre.

En la Radio Sandino, colegas de casa y de otros medios del poder ciudadano hicieron Guardia de honor y expresaron algunas de las vivencias con una sonrisa en la cara.

Doña Margarita Gómez, madre de Esperanza, la recuerda con su forma de ser activa y dispuesta a dar lo mejor.

"Las cualidades de ella era que siempre donde la mandaran ella iba contenta, no iba renegando, fuera a cruzarse el peligro, hubiera peligro, hubiera lo que fuera, pero ella estaba en pie de lucha siempre, cuando la mandaban a la montaña, a los departamentos, más adentro, ella siempre estaba en pie de lucha", recordó.

William Burgos, director de la Radio, valoró el reconocimiento hecho por el personal y por los demás colegas.

“Es una despedida que no va a ser para siempre sino que vamos a seguirla. Queremos recordar a María Esperanza como una muchacha muy esforzada, bien trabajadora y colaboradora, nunca decía que no a algún trabajo que se le asignaba. Era de mi equipo más fuerte que tenía, porque estaba decidida siempre”, valoró.

Arlen Hernández, colega de Tu Nueva Radio Ya, afirmó que esta despedida se hace con la promesa de la vida eterna, a la que se nos ha adelantado.

En el cementerio Milagro de Dios, hasta donde fueron llevados sus restos mortales, se entonaron cantos religiosos entre la nostalgia de la pérdida.

Además se hizo una reflexión de la palabra de Dios para entregar su alma al creador.

Su hermana Úrsula Vanegas López, se mostró complacida por el reconocimiento que se hace a María Esperanza y orgullosa por haber logrado sembrar la semilla de alegría.

“Era una persona jovial, popular, carismática como solo ella. Ella fue muy empeñada en su trabajo, las madrugadas que tenía que salir, no le importaba, porque su trabajo lo supo hacer”, dijo.

esperanza

esperanza

esperanza

esperanza

esperanza

esperanza

esperanza

esperanza

esperanza

esperanza

esperanza

esperanza

esperanza