El Padre Neguib Eslaquit, párroco de Dolores Carazo y Guía del Centro de Espiritualidad Eudista Betania, afirmó que los caraceños se preparan con amor y devoción para rendirle tributo hoy a la madre de Dios y madre nuestra en su día.

“La noche del 7 de diciembre celebramos la tradicional gritería, al grito de: ¿Quién causa tanta Alegría? Y contestamos con gozo: ¡La Concepción de María!, es que culmina, esta celebración llena de fe, de amor, de veneración a la Madre de Jesús, Nuestro Señor y Salvador. La gente, más que en otros años, ha acrecentado esta devoción que tiene un matiz especial, ya que se celebra también los 450 años de la llegada de la imagen de la Virgen del Trono, en el Municipio de El Viejo en Chinandega y los 155 años de la Gritería que se inició en León.”

“Es María, la patrona de todos los nicaragüenses. Y el ambiente es de gran júbilo, sentimientos de compartir con todo lo que se ha venido ahorrando para comprar los brindis, que son una expresión, no solamente de la fe del pueblo, sino también de su sentimiento de compartir con el hermano, su gozo de dar de lo que tiene”, manifestó el sacerdote católico.

La Juventud Sandinista 19 de Julio, también se prepara junto al Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional con sus delegaciones en este departamento, para celebrar esta gran noche la tradicional gritería.

“Como Juventud Sandinista también nos unimos a esta gran celebración mariana, hoy celebraremos la gritería en la casa de nuestro partido en conjunto y con el apoyo del poder ciudadano, para así apoyar y promover esta gran tradición que es de nosotros los nicaragüenses, invitamos a todos los caraceños a celebrar a nuestra patrona, porque como dice la Compañera Rosario Murillo, es de María la nación”, dijo Mario Cruz, Coordinador Departamental de la Juventud Sandinista 19 de Julio en Carazo.

“Estamos en nuestra fiesta nacional, luego de haber concluido el novenario a la Purísima, nos preparamos para celebrar esa hermosa noche de la gritería, en víspera del 8 de diciembre, día propio de La Purísima, nuestra patrona, el verdadero sentido de esta celebración es manifestar nuestro amor a Dios, a su hijo Jesucristo y a nuestra Madre Santísima, concebida sin mancha del pecado original”, subrayó el Padre Juan de Dios García, Párroco de Santiago Apóstol en Jinotepe y Vicario Foráneo de Carazo.

El pueblo caraceño también está preparando desde ya los altares en donde se colocará la venerada imagen de la Purísima esta noche para que todos lleguen a cantarle y repartir la tradicional gorra.

“Nos sentimos felices porque hemos llegado a este gran día, en que rendimos honor a nuestra madre, ya estamos arreglando el altar para la noche, el trono de la virgen para que todos le cantemos, le veneremos, gritemos y recemos como buenos hijos que somos”, manifestó la Señora Elsa Munguía, mientras preparaba el altar para la virgen en su casa de habitación.

En todas las parroquias de Carazo hoy a las seis de la tarde sonarán las campanas con el tradicional grito de ¿Quién Causa tanta alegría?, a lo que el pueblo responderá ¡La Concepción de María!, iniciando así  la gran noche en honor a la virgen María, la noche de la gritería.

Es característico ver grupos de personas por las calles acompañados de toda su familia, quienes al visitar los hermosos altares, le cantan a la virgen y reciben el brindis por parte de los dueños de las casas y de los altares.

La pólvora, música, alegría, comida y nuestra tradición no se hace esperar en esta gran noche, en que la población recibe cantando en las calles a media noche donde se entra al ocho de diciembre, día propio de la virgen.

El 8 de diciembre, día de la Purísima también se celebran solemnes misas en las parroquias caraceñas donde muchos niños y niñas reciben el sacramento de su primera comunión. La población realiza en sus casas los rezos del rosario en honor a la virgen, donde siguen los cantos y por la noche. Algunas parroquias organizan procesiones con carrozas en honor a La Purísima.

Este año los nicaragüenses celebramos la edición número 155 de la tradicional Gritería, surgida en León y los 455 años de que la venerada imagen de nuestra patrona, Nuestra Señora de la Concepción de El viejo, está en nuestras tierras.