El compañero Landeros manifestó que en la DGB “tenemos un mandato expreso de nuestro compañero presidente Daniel Ortega y de la compañera Rosario Murillo, en que la misión de primordial de la DGB es la prevención de incendios en primera instancia”.

El comandante Landeros insistió “nosotros estamos haciendo mucho hincapié en la prevención para evitar que se nos origine un caso que vaya empañar, que vaya a dañar la integridad humana, principalmente de los niños que los más vulnerables son los niños en caso de manipulación de pólvora”.

Aseguró que los bomberos desde los meses de septiembre y octubre, comenzaron a capacitar mil vendedores o manipuladores de pólvora, que son los que están trabajando en los 300 tramos que están diseminados en todo el territorio nacional, indicándoles  como se debe manejar la pólvora.

Por otra parte destacó que la ley 510 señala que está prohibido terminantemente venderles pólvora a menores de edad, a personas que andan con aliento alcohólico, además que está prohibido trasladar pólvora en transporte colectivo, tanto urbano como interurbano, así como en el transporte selectivo, máxime cuando van personas que nada tiene que ver como la pólvora.

Medidas en prevención de accidentes

Señalo Landeros que en caso de que alguien va a trasladar pólvora en un taxi, tiene que ir exclusivamente el dueño de la pólvora con el conductor del taxi y nadie más.

Destacó además que en los lugares donde se venden juego pirotécnicos, los comerciantes deben tener por tramo al menos dos extintores químicos de 15 libras, un barril de lleno de agua, la energía eléctrica debe estar distante y las personas que llegan a comprar pólvora, deben dejar sus automotores a un mínimo de 10 metros de distancia, dado que los motores son una fuente de calor.

Expresó además que los vendedores de pólvora deben tener en exhibición lo que van a vender en el día, lo que permitirá que si por alguna causa tomara fuego el tramo, no se le va a quemar todo, además que en coordinación con la Policía Nacional están evitando que hayan personas que ande vendiendo pólvora por las calles, en pulperías, o en los mercados.

Landeros manifestó que todas esas medidas se hacen para ayudar a que las purísimas, la navidad y el fin de año transcurran con toda normalidad y que sean momentos de alegría para las familias y no momento de tristeza.