En declaraciones a la prensa al comenzar una nueva jornada de pláticas en el habanero Palacio de Convenciones, el guerrillero Ricardo Téllez señaló que "en la agenda se viene avanzando" en el tema de la tierra.

El punto del desarrollo agrario integral es el central; hemos venido trabajando con varios especialistas llegados de sectores populares y de la academia, apuntó.

De acuerdo con Téllez, este fin de semana arribarán nuevos expertos a La Habana, "que nos van a ilustrar y dar impulso al diálogo".

Se está desarrollando un inmenso debate en la sociedad colombiana, donde se han recogido más de dos mil propuestas, agregó.

Por su parte, el también representante de las FARC-EP en las conversaciones con el Gobierno Jesús Santrich estimó que todo lo que aporta el pueblo colombiano hace crecer como movimiento político a esa organización.

Las FARC-EP tienen cada vez más fuerza política en el continente y en el contexto internacional, dijo.

Santrich recordó el pedido de la fuerza insurgente al presidente Barack Obama para el indulto de Simón Trinidad, guerrillero extraditado a Estados Unidos, donde en 2008 fue condenado a 60 años de cárcel.

Tenemos razones para ser optimistas, y que Estados Unidos de ese paso a favor de la paz en Colombia, expuso.

Como ha sido usual desde el inicio -el pasado 19 de noviembre- del diálogo, la delegación gubernamental no ofreció declaraciones a la prensa nacional y extranjera que cubre el acercamiento.

Las partes continuaron hoy las conversaciones para buscar el fin de décadas de conflicto armado, proceso que se desarrolla con una agenda de seis puntos previamente acordada, durante un encuentro exploratorio también celebrado en esta capital entre febrero y agosto del año en curso.

El tema agrario centra por el momento los debates, pero el programa incluye además las cuestiones de la participación política, el narcotráfico, la atención a las víctimas y el fin en sí del conflicto, lo cual implica el cese del fuego y la reincorporación de las FARC-EP a la vida civil con garantías.

La agenda cuenta con mecanismos de implementación, verificación y refrendación de los puntos acordados en la mesa.

Para mañana está previsto el primer receso del segundo ciclo de los diálogos de paz, durante los que tanto el Gobierno como la guerrilla han expresado su compromiso y voluntad de alcanzar el éxito del proceso y su interés en facilitar la participación ciudadana en las conversaciones.