Con una feria popular en la que se incluyó la recreación para la niñez, atención médica y la venta de comida tradicional, los pobladores del Barrio El Paraisito ubicado en el Distrito IV celebraron el Día de la Alegría, fecha importante en la historia de Nicaragua y en el corazón de los revolucionarios.

Hoy los habitantes de El Paraisito, sitio combativo de la capital, viven los nuevos tiempos, tiempos de victorias y de restitución de derechos, en la que el pueblo goza del bienestar promovido por el Gobierno Sandinista.

Hoy celebramos el 38 aniversario de la huida de Somoza, un día tan especial para los que vivimos esa tiranía, por eso es que estamos celebrando esta fecha porque gracias al Gobierno hoy estamos viviendo en otro escenario, en el que reina la paz, el respeto a nuestros derechos y sobre todo la oportunidad de ser soberanos”, dijo María Adelina Zapata, pobladora.

En la feria el Ministerio de Salud (Minsa) brindó atención ginecológica, dental, medicina general y entregó medicinas.

“Estamos llevando la salud a todos los pobladores, en esta ocasión en la que celebramos el Día de la Alegría, hemos traído la unidad móvil donde se están practicando ultrasonidos, extracción de piezas dentales y consultas especializadas, de tal manera que nuestro pueblo sea atendido con esa calidad que se merecen, garantizándoles así un mejor entorno y condición de vida”, expresó la doctora Mayling Brenes.

Los trabajadores por cuenta propia que se sumaron a la feria, contaron con la oportunidad de comercializar sus productos a precios solidarios, como una manera clara de su restitución del derecho al trabajo.

“Ahora tenemos la oportunidad de ser tomados en cuenta y trabajar sin ningún inconveniente, gracias a la Revolución y al Gobierno, las mujeres y los hombres gozamos de nuevos espacios para vender, los que aprovechamos al máximo, logrando salir adelante a través de la venta de nuestros raspados con sabores únicos”, dijo Mariela Muñoz, Raspados Gusmari.

La niñez bailó y quebró piñatas, así mismo, disfrutaron de los dulces y de la alegría que solo es sido posible a través del modelo revolucionario que garantiza la sana recreación de las nuevas generaciones de nicaragüenses.

alegria

alegria

alegria

alegria

alegria