El doctor Larios, al ser preguntado por los periodistas, manifestó que “año con año para esta época, nuestro gobierno que está interesado en el bienestar y la salud de todo nuestro pueblo, y especialmente en los niños y niñas, tiene, como todos los años el Ministerio de Salud tiene un plan de acción contra la quemaduras”.

Destacó el compañero Larios que en ese caso, el Fernando Vélez Paiz tiene ya su plan que le ha llamado “Que el fuego no cambie el futuro de nuestros niños” y añadió que este programa contempla el aseguramiento de todo lo que son los insumos médicos, de todos los reactivos y los materiales de reposición periódica que son necesarios para atender este tipo de casos.

El doctor Larios destaco a la vez que el Hospital Materno Infantil Vélez País tiene también un personal especializado y con mucha experiencia para atender todos los casos de niños y niñas quemados que les lleguen, sin embargo llamó a los padres de familia a estar pendientes de sus niños y darles todo el cuido necesario para evitar que sufran quemaduras.

Listos para atender

Recordó que el hospital está abierto las 24 horas del día, de lunes a domingo y llamó a la población a tener mucho cuidado, especialmente en esta época cuando por causa de haber culminado el año académico, los menores de edad pasan más tiempo en casa y por lo tanto corren más peligro de sufrir quemaduras si se acercan a la cocina, al comedor cuando hay líquidos calientes o si andan jugando con pólvora.

Destacó el galeno que las quemaduras por líquidos calientes son las más frecuentes, no solo en Nicaragua, sino prácticamente en toda América Latina y en ese sentido insistió en recomendar a los padres alejar a los niños y niñas de las fuentes de calor para evitar accidentes, especialmente evitar en los días en que están las purísimas y en navidad que jueguen con pólvora.

Cuatro casos de niños quemados

Por otro lado en el Hospital Vélez Paiz solo habían cuatro niños quemados, en este caso por haberles caído líquidos calientes encima, uno de ellos es el del pequeño Enrique Lazo, de tres años quien jugando en casa de una vecina, según dijo su papá Juan Medina calló en un perol de agua hirviendo y resultó con quemaduras de segundo y tercer grado en un 30 por ciento de su cuerpo.

Medina dio gracias Dios y el gobierno del Comandante Daniel Ortega por el magnífico servicio  recibido en el hospital sin lo cual su hijo podría haber muerto, en tanto el doctor Larios explicó que las quemaduras del menor de edad fueron graves y que fue milagrosa la sanación del niño.

Por otra parte Jahaira Aracelly Cano quien se encontraba cuidando a Juneisi Gabriela Cano, explicó que la niña se quemó igual con agua caliente que se encontraba en un recipiente que ella haló de la cocina y le cayó encima, resultando con quemaduras de segundo grado.

En tanto Sandra Medina tía de Karent Medina dijo que la niña resultó quemada cuando un hermanito de ella, de siete años de edad se puso a hacer café y lo llevó caliente en un pichel, el cual puso junto a la cama y se le volcó, quemando a la pequeña.