“Mi virgencita del trono, mi virgencita pequeña, Inmaculada María, nuestra señora de El Viejo”, fue el coro del tema con el que dieron apertura al concierto en el que los cantautores nicaragüenses Carlos y Luis enrique Mejía Godoy, Norma Elena Gadea, Luis Pastor, Juan Solórzano, Mario Sacaza y el pequeñito Marlito Rocha, quien con tan solo 10 añitos de vida, estremeció a los asistentes con su angelical voz.

Los artistas Interpretaron las canciones grabadas en el disco dedicado a Nuestra Patrona la Virgen María. De la misma manera, interpretaron temas de compositores nicaragüenses como “El canto de meditación”, autoría del cantautor nicaragüense y destacado militante del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), Pablo Martínez Téllez, el “Guadalupano”.

Aproximadamente una hora de concierto, conmovió a todos los presentes con cada uno de los temas. Entre los presentes estuvieron el Obispo de la Diócesis de León y Chinandega, Monseñor Cesar Bosco Vivas Robelo, Monseñor Rodrigo Urbina, la alcaldesa de El viejo Azucena García y muchas otras personas,  que disfrutaron de una velada de arte y fervor, coreando sin dudar las hermosas tonadas a María.

El concierto fue seguido con el exuberante homenaje del Maestro Ronald Abud Vivas con su grupo de danza, acompañado de una Rondalla de Marimba. La presentación concluyó con una exhibición de juegos pirotécnicos, que dejó admirados a los presentes y provocó una oleada de aplausos.

En la celebración no pudo faltar la voz del declamador y actor nicaragüense Carlos Rodríguez, leonés de pura de sepa y autor del famoso grito ‘Viva Sandino’, quien dedicó un poema a La Virgen del Trono.

Por primera vez en los cuatro años de ser dedicada la serenata a María, el Mariachi Garibaldi, a las 12 en punto de la media noche, interpretó las melodías que cerraron la gala ofrecida a la patrona de Nicaragua.

De esta manera el pueblo Mariano nicaragüense, desde el municipio de El viejo, se prepararon para este 6 de diciembre, día en que lleva a cabo la Lavada de la Plata, antecedida por una solemne misa oficiada por el clero diocesano presidido por su Excelencia Monseñor Leopoldo Brenes.

Dentro de la Basílica menor de la Inmaculada Concepción de María, Santuario Nacional, en sus alrededores y toda Nicaragua es posible repite con fervor: “Quien causa tanta alegría, la Concepción de María”; reafirmando una vez más el amor del pueblo nicaragüense diciendo: María de Nicaragua, Nicaragua de María.