A esta entrega que constituye la última del presente año en este citado distrito, ha devuelto la tranquilidad y la paz social a más de dos mil familias que recibieron cada una, las diez laminas que viene a garantizarles salud y dignidad.

Y eso les hizo ver Monseñor Eddy Montenegro que llegó a bendecir la jornada del Plan Techo junto con la vicealcaldesa de Managua, compañera Reina Rueda y los delegados distritales del Poder Ciudadano.

Monseñor Eddy Montenegro en su mensaje, instó  a las familias a cultivar un corazón de amor y paz, de solidaridad en esta época de Navidad.

“Les digo que el tiempo de la Navidad es un buen tiempo para pedirle a Dios que nazca en nuestros corazones, que ahí está el principal pesebre en el corazón y la mente de cada uno y que nos dé el Don de la Paz y la Salud”, citó Montenegro.

Unidad para avanzar en Nicaragua

“Gracias a todos vamos avanzando en esta ruta de restitución de derechos, acompañando al Comandante Daniel (Ortega Saavedra) y a la compañera Rosario Murillo, que siempre está diciendo que no puede ser posible ningún programa sino estamos unidos”, mencionó la vicealcaldesa Rueda a las familias que ahora son propietarias del Plan Techo.

Reveló que esta es la séptima entrega que se hace en el Distrito VII a unas dos mil familias, es decir unas 20 mil laminas que ahora protegen la salud y el bienestar de miles de capitalinos.

“Diario tenemos que pedirle a Dios sabiduría, fortaleza, entendimiento para seguir trabajando juntos de donde estemos y  quiero agradecerle por venirnos acompañando en este esfuerzo”, agregó la funcionaria, quien aseguró que otras familias se convertirán en protagonistas del programa.

Doña Narcisa Martínez en nombre de las 400 nuevas familias recibió el primer plan techo de la jornada, agradeciendo a Dios por que Nicaragua cuenta con un gobierno que vela por el bienestar de los más pobres.

“Damos gracias a Dios y al Presidente Daniel Ortega que se ha preocupado por los pobres y también a su esposa Rosario Murillo, porque todo lo que han prometido se está viendo, se está cumpliendo, se han acordado de los pobres”, mencionó doña Narcisa.

Reconoció que este programa no solamente ha convertido en propietarios a familias de las zonas urbanas, sino también los hogares de las comunidades rurales.

“Estoy feliz porque tenemos un gobierno que está trabajando muy bien por los pobres y está administrando muy bien los ingresos del país. Este programa es buenísimo porque viene a dar paz a miles de familias que se mojan cuando llueve o les entra el frío, pero ahora ya no tendremos ese problema gracias a este gobierno”, dijo doña Lerny Mantilla del barrio Villa Flor Norte.