La Juez Décimo Penal de Audiencias, doctora Damaris Vanegas, decretó prisión preventiva contra tres personas que supuestamente se coludieron para robar de las bodegas de la empresa Comtech, una caja que contenía 20 celulares de alta gama.

En la sala 27 de los Juzgados de Managua se celebró la audiencia inicial contra Jamila de los Ángeles Gómez Aguilar, Jalila del Carmen Windy Fletes y Yasser Widdy Flores, acusados del delito de hurto agravado en contra de la empresa que vende productos de tecnología. La judicial admitió la acusación y remitió a juicio oral y público a los acusados.

De acuerdo a la acusación, Gómez Aguilar trabajaba como encargada de inventarios, cargo que le daba oportunidades de acceder a los productos de la empresa, en este caso los celulares, que supuestamente entregó a Jalila Fletes y Yasser Fletes, quienes se dieron a la tarea de comercializarlos en negocios ubicados en el Mercado Oriental y Plaza España.

Los hechos ocurrieron en mayo del 2016, pero tras el proceso de investigación realizado por la policía, se logró ubicar parte de los celulares que fueron comprados por los comerciantes Róger Bendaña y Adolfo Sigman, quienes se dedican a la compra y venta de estos aparatos.

A la audiencia se presentó Ernesto Varela, Gerente General de Comtech, quien pidió a la judicial enviar a juicio a los señalados. La empresa Comtech tuvo una pérdida de 13 mil dólares, pues cada aparato estaba valorado en 650 dólares.

La judicial Vanegas tras escuchar la acusación presentada por el representante del Ministerio Público, así como los alegatos de los abogados acusadores y defensores, decidió ordenar prisión preventiva contra los hermanos Windy Fletes, mientras a Jamila de los Ángeles Gómez decretó orden de captura.

El abogado defensor de los hermanos Windy Fletes, José Páramo, en su alegato señaló que existe un trasfondo en la acusación. Aseguró que la empresa no quiere pagar la liquidación a Yadira Windi Fletes, quien laboró por 10 años como directora administrativa de Comtech y al comienzo de este proceso también estuvo detenida.

Yadira, de acuerdo al abogado defensor, fue sometida a presiones para declarar en contra de sus hermanos. Actualmente el caso de Yadira es llevado por el Ministerio de Trabajo.

“El interés de todo esto al inicio siempre fue; meter presa a Yadira y como no se pudo porque no había elementos de prueba contra ella, ahora la misión es desquitarse contra mis dos defendidos”, dijo.

Al concluir la audiencia inicial, Varela no quiso brindar declaraciones a los medios y se marchó del recinto judicial.