El aumento de las temperaturas ocasionado por el calentamiento global traerá problemas para el despegue de los aviones en las próximas décadas, vaticinó hoy un estudio de de la Universidad de Columbia, Estados Unidos.

Mediante un comunicado, los expertos alertaron que si no bajan las emisiones de gases de efecto invernadero, la carga de las aeronaves y su combustible deberá reducirse un cuatro por ciento en algunos aeroplanos en los días más cálidos.

Eso significa 12 o 13 pasajeros menos en un vuelo de 160 personas, de los que normalmente operan en la actualidad, precisó el documento.

Según la investigación, en las horas más calientes del día, del diez al 30 por ciento de los aviones deberán remover una porción de su peso en combustible, carga o viajeros, o esperar que baje la temperatura para volar.

Los expertos advirtieron que esas restricciones implican significativas pérdidas económicas para a las aerolíneas y tendrá un severo impacto en las operaciones aéreas a través del mundo.

El mismo previó que las temperaturas diarias máximas anuales en aeropuertos subirán de cuatro a ocho grados centígrados para 2080.

Los expertos explicaron que al calentarse, el aire pierde densidad y las alas no tienen la sustentación requerida, por tanto, dependiendo de factores como el tipo de nave y el largo de la pista, un avión lleno puede ser incapaz de despegar en seguridad si la temperatura sube demasiado.

'Cuanto antes el clima sea incorporado en los planes de mediano y largo plazo, más eficaces serán los esfuerzos de adaptación', sostuvieron los académicos.