La Sala Mayor del Teatro Nacional Rubén Darío fue el escenario donde la agrupación artística “Morning Star Cultural Center” de Corea, presentó un hermoso espectáculo en el que muestra parte de sus tradiciones milenarias, las costumbres de su pueblo, el amor, la tristeza y el respeto a los ancianos, iniciativa que forma parte del intercambio cultural entre Nicaragua y la República de Corea.

“El espectáculo presentado es para nosotros la oportunidad de crear más vínculos de amistad con los nicaragüenses, en cada una de las piezas interpretadas reflejamos mucho amor, el inicio de la humanidad y otros factores, que son parte de nuestra cultura. Estaremos haciendo dos presentaciones en el Teatro en la que estaremos compartiendo escenario con artistas nicaragüenses”, expresó Ziyeon Chen, Directora Artística de Morning Star Cultural Center.

La agrupación cuya creación data de hace 32 años, ha logrado recorrer muchas ciudades del mundo y Nicaragua no es la excepción. Durante su presentación, evidenciaron los lazos de amistad con el pueblo nicaragüense, lo que demostraron con la interpretación del Solar de Monimbó junto a la Marimba Flor de Pino y la presentación del Ballet Folclórico Haydée Palacios.

“Traemos esta delegación cultural de Corea para demostrar a nuestros amigos de Nicaragua un poco del alma y esencia de nuestra larga tradición cultural. Entre ambas naciones mantenemos una relación diplomática de más de 55 años y este año marcamos el décimo aniversario de apertura de nuestra embajada y por eso estamos celebrando con esta presentación”, manifestó el señor Seok-hwa Hong, embajador de Corea en Nicaragua.

“Los nicaragüenses gustan mucho de nuestra cultura y nosotros nos sentimos bien por ello, así mismo, hemos compartido un poco de nuestra gastronomía y prontamente estaremos realizando otros eventos culturales que involucren a los dos países”, añadió.