Estos detalles los brindó el mandatario nicaragüense durante de graduación de 66 hermanos y hermanas que participaron en el VIII Curso de Defensa y Seguridad Nacional realizado en Casa de Los Pueblos. En dicho evento estuvieron presentes la Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, compañera Rosario Murillo; el Jefe del Ejército, general Julio César Avilés, el Fiscal de la República, Julio Centeno Gómez; la Secretaria de Defensa, Maritza Membreño; el Subdirector de la Policía, Francisco Díaz; el Canciller de la República, Samuel Santos; el presidente del Banco Central, Alberto Guevara; el embajador de Rusia, Nikolai, Vladimir; y la embajadora de Taiwán, Ingrid Shing.

En este contexto, el comandante Daniel valoró como muy positivo el encuentro con el mandatario colombiano en México, durante la toma de posesión del nuevo mandatario mexicano, Enrique Peña Nieto.

“Fue un encuentro respetuoso, un encuentro donde quedó claro que esta es una situación que tenemos que abordarla tomando en cuenta una realidad: y es que hasta el 19 de noviembre esa zona era dominada por las fuerzas navales de la armada colombiana, (y que) en esa zona los permisos los daban las autoridades colombianas para la pesca, tanto para la pesca artesanal, como para la pesca industria, no solamente de los colombianos o de las empresas colombianas, sino que también de empresas de otros países, o pescadores artesanales de otros países”, explicó.



Un diálogo para la transición


En este sentido manifestó la importancia del diálogo en lo que es este período de transición hasta que Nicaragua ejerza plena soberanía sobre el territorio marítimo que La Haya le reconoció en el Mar Caribe.

Reconoció que muchos de las preocupaciones de Colombia también son compartidas por Nicaragua, como es el caso de la reserva Sea Flower, donde Nicaragua se compromete a continuar luchando por la protección del medioambiente.

“Nicaragua no está entregando ninguna concesión para que vayan allí a perforar a ver si encuentran petróleo, ni a destruir la reserva. Nicaragua no lo está haciendo. De eso pueden estar seguros en el mundo, y puede estar seguro el pueblo colombiano y decírselo al presidente Santos, porque esa era una de las grandes preocupaciones que él me manifestó”, señaló Daniel.

Reiteró igualmente el respeto a los derechos de los pescadores raizales y de los comunitarios de San Andrés. En este sentido dijo que la Fuerza Naval de Nicaragua tiene la orientación de no detener a ningún pescador.

“Las fuerzas navales nicaragüenses tienen instrucciones de no detener a ningún pescador... ¿Por qué? Porque estamos en un período de transición en la zona”, subrayó.

“Tenemos que ir avanzando de forma gradual hasta que se cumpla de manera plena y total la sentencia de la Corte, sin afectar la reserva, sin afectar a los pescadores e incluso las empresas también que están allá en San Andrés”, explicó el mandatario.

En relación a las labores de vigilancia y la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado, manifestó que Nicaragua debe ponerse de acuerdo tanto con Estados Unidos como con Colombia para desarrollar este trabajo.

Daniel recordó que recientemente la Asamblea Nacional aprobó un decreto en el que se autoriza el ingreso de personal militar de Rusia, Cuba, Venezuela y Estados Unidos a esos nuevos territorios marítimos de Nicaragua.

“En el caso de Estados Unidos tenemos un convenio. Entonces ya en esta nueva resolución que fue aprobada por la Asamblea, ya el convenio deja claro que el patrullaje con las fuerzas navales de los Estados Unidos se desarrollará en la nueva zona de mar territorial que la Corte dio a Nicaragua, al Estado nicaragüense”, manifestó.

Daniel rechazó la opción de denunciar a Colombia ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas por el no acatamiento del fallo, ya que allí se impone el poder de veto de un solo miembro y por lo tanto la protesta de Nicaragua no podría llegar a prosperar.

Por ello, indicó que para nuestro país lo mejor es buscar la “vía de la comunicación”, de allí la solicitud de concertar el encuentro con el presidente Santos en México.

“Vamos a seguir trabajando en esa dirección, e intensificar las comunicaciones de los compañeros que andan con la Fuerza Naval allí en labores de vigilancia, intensificar esa comunicación con las fragatas colombianas; organizar de mejor forma lo que es la entrega de los permisos de pesca; nuestro compromiso de no dar concesión alguna en la zona de la reserva para exploraciones petroleras y nuestra voluntad de trabajar” y acordar “protocolos con Colombia para juntos librar la batalla contra el narcotráfico”, reiteró.



Retiro de la Corte ya no tiene efecto alguno sobre la sentencia


El presidente nicaragüense volvió a asegurar que la renuncia por parte de Colombia a la Corte de la Haya, no la exime del acatamiento de la sentencia a favor de Nicaragua.

Daniel criticó el hecho de que en Colombia existan voces como la del ex presidente Álvaro Uribe, quienes de forma bélica llaman a no respetar el fallo.

Indicó que a pesar de los tambores de guerra que suenan desde territorio colombiano, aeronaves y embarcaciones militares nicaragüenses ya han penetrado en la zona no en “zafarrancho de combate” sino para ejercer soberanía.

El mandatario reconoció la forma serena, constructiva y “no belicosa con que se ha estado administrando esta situación ya en el terreno” por parte de las fragatas colombianas, mucho más poderosas que los guardacostas nacionales.

En este sentido dijo que le ha dado seguimiento a los diálogos respetuosos entre las embarcaciones militares de ambos países.

Señaló que si bien Nicaragua hubiese deseado que el Archipiélago de San Andrés hubiera sido reconocido como parte de su territorio en la Corte, dado los vínculos históricos que existen entre los raizales con la Costa Caribe, el país desde un principio aceptó la sentencia y por tanto la soberanía otorgada a Colombia sobre el archipiélago.



Nicaragua siempre ha respetado sentencias internacionales

Durante su discurso el mandatario recordó la vocación de paz y el respeto que el país siempre ha guardado a las sentencias internacionales. En este sentido recordó la sentencia ganada a Estados Unidos por la guerra de agresión de los años ochentas, indemnización que ese país se ha negado a pagar al pueblo nicaragüense, pero a la que este no ha renunciado.

Otra sentencia recordada fue la del litigio que el país sostuvo con Honduras durante la dictadura Somocista, sentencia que fue posteriormente respetada por el gobierno revolucionario que asumió en 1979.

Igualmente trascendental fue el respeto al derecho internacional demostrado por Honduras y Nicaragua, cuando en unidad esperaron el fallo de la Corte en relación a un diferendo que enfrentaba a los dos países en el Mar Caribe.

Daniel recordó también los casos que se han llevado a la Corte con el hermano pueblo de Costa Rica, entre los que destacan dos que aún están pendientes como es el de Harbour Head y el de la carretera a orillas del Río San Juan.

El comandante no dejó de mencionar la sentencia de 1992 en un caso que enfrentaba a Honduras y El Salvador en relación a territorios en el Golfo de Fonseca. En este sentido indicó que Nicaragua ha sido respetuosa de la sentencia al igual que lo han sido estos otros países hermanos. Indicó que la prioridad de estas tres naciones centroamericanas es que el golfo se sea una zona de paz y desarrollo sostenible para sus habitantes.



Crisis global amenaza a la humanidad

En otros temas el comandante Daniel se refirió a la crisis del capitalismo global y el peligro que esta plantea  para toda la humanidad.

“Nunca en la historia de la humanidad se había presentado un drama como el que hoy vive el planeta tierra”, dijo señalando que en estos días se estaña reuniendo en Doha diferentes organismos internacionales debatiendo sobre la seguridad en el planeta como consecuencia de los cambios climáticos.

Daniel dijo que ante estos desastres ambientales “no hay país grande que pueda sobrevivir”, por lo que criticó a las grandes potencias que hoy están desconociendo muchos de los acuerdos que ellas mismas suscribieron para enfrentar el cambio climático.

Se refirió así mismo a la inseguridad en el campo económico, que si bien se está presentando sobre todo en los países europeos y los Estados Unidos, llegará a azotar con fuerza a Latinoamérica y el Caribe si no se toman las medidas adecuadas.

Destacó igualmente la seguridad en el ámbito militar, lo cual está ligado con las políticas imperialistas interesadas en controlar los recursos del mundo, y que en ese afán han acarreado la muerte a millones de personas.

Recordó en este sentido las invasiones a Irak, Afganistán, y lo que está sucediendo actualmente en Siria, y que ya sucedió no hace mucho en Libia y Egipto.