Esto ha sido posible gracias al proyecto de Agricultura Sostenible que desde el año 2008 hasta la fecha ha ejecutado el Instituto Nicaragüense de Tecnología Agropecuario (INTA)  con el acompañamiento de la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA).

El proyecto finalizará en marzo del 2013 y durante todo este período se ha logrado contar con la presencia de expertos japoneses quienes han capacitado a personal técnico del INTA y a promotores de Matagalpa, Jinotega, Carazo, Rivas y Granada en temas como la elaboración de biofertilizantes, abonos orgánicos, biopesticidas, macrotúneles, etc..

“Son tecnologías fundamentales para mejorar calidad en los productos y también para mejorar la productividad que son las líneas (de trabajo) de nuestro gobierno”, señaló Miguel Obando, subdirector general del INTA.

La Agricultura Sostenible es  poner en práctica el uso de tecnologías que no ponen en riesgo la salud de las personas como tampoco contaminan el medioambiente. Así lo señala Alba Luz Pineda quien como técnica del INTA se muestra satisfecha con los conocimientos adquiridos durante estos años de capacitación y aprendizaje.

“Son tecnologías amigables con el medioambiente, tecnologías baratas y que se pueden encontrar en las mismas fincas de los productores”, explicó.

Si bien en un inició algunos productores con los que trabaja el INTA se mostraban reacios al cambio de su sistema productivo, con el paso del tiempo han venido adoptando los métodos y valorando los buenos resultados.

“Al inicio eran un poco renuentes, pero ahora ellos están viendo la diferencia (…). Ha sido un proceso de adopción de dos o tres años donde ellos han visto los cambios y ellos han decidido adoptarlos”, subrayó Ana Alaniz, otra de las técnicas capacitadas, quien a su vez ha logrado transmitir sus conocimientos a los pequeños y medianos productores nacionales.