Alrededor de 299 viviendas del barrio Casimiro Sotelo en el Distrito I, fueron visitadas este martes por brigadas de fumigación del Ministerio de Salud (MINSA).

Estas jornadas de fumigación se hacen con el objetivo de prevenir enfermedades como dengue y chikungunya que está dentro del plan maestro de lucha antiepidémico, mencionó el doctor César Castillo, director del Centro de Salud Roberto Herrera en el Distrito I.

Estas fumigaciones se hace cada 12 días, siempre se le pide a la población que abran sus puertas de sus viviendas para que entren los compañeros con las bombas de fumigación, “todavía tenemos un 20 por ciento de renuencia, esto es preocupante para nosotros porque es temporada de invierno en el cual se puede incrementar los casos de dengue, zika y chikungunya”, dijo el doctor Castillo.

Miguel Díaz, habitante del Casimiro Sotelo, expresó que en su familia son colaboradores cuando se presentan a fumigar.

Es importante para toda la población, una casa que se quede sin fumigar ya es un problema y no se da la continuidad al proyecto del gobierno que es eliminar los vectores contra las enfermedades como el chikungunya y zika”, expresó Díaz.

"Para mí es bueno que todos abramos las puertas porque si yo no abro alli queda acumulado el zancudo y la población que tome conciencia porque no solo se hace uno el daño sino lo hacemos a todos", dijo la pobladora Mélida Vega.

Castillo agregó que la abatización se da cada 30 días llegando al cien por ciento de las viviendas, así como la jornada de sensibilización que se realiza los viernes y sábado.

Recomendaciones a la población

Entre las recomendaciones que se hace a la población es mantener limpios sus hogares, tapados todos los recipientes con agua, cepillar las pilas y los barriles y permitir el ingreso a sus hogares cuando se fumigue, “el llamado es a seguir manteniendo con más esfuerzo, empeño las medidas de prevención”, resaltó el director del Centro de Salud.

El doctor Castillo hizo énfasis a no auto medicarse ya que en todas las unidades de salud hay clínicas de atención a febriles en donde el paciente es ingresado 24 horas para ser observado si tiende a clasificarse en enfermedad respiratoria o dengue.

Juntos podemos. Es una responsabilidad compartida que tenemos las instituciones y los jefes de cada una de las familias para preservar la vida y salud de nuestros seres queridos”, indicó Castillo.