Alrededor de 14 mil personas fueron evacuadas en la provincia canadiense de Columbia Británica (BC) ante la persistencia de 220 incendios forestales que afectan a ese territorio desde hace varios días, informaron hoy las autoridades.

Miles de kilómetros cuadrados de bosques están semidestruídos y en algunos casos la pérdida es total, pues las llamas carbonizaron con velocidad inusitada la vegetación, ante la falta de humedad del suelo, los fuertes vientos y altas temperaturas, situación que según los meteorólogos se mantendrá en los próximos días.

Unos 300 bomberos de las provincias de Alberta, Saskatchewan, Ontario y New Brunswick arriban para reforzar a los cerca de mil efectivos de BC que combaten los siniestros y de acuerdo con el diario Vancouver Sun se sienten exhaustos tras las intensas jornadas de labor.

Mientras los equipos de urgencia combaten por aire y tierra las llamas fuera de control, el gobierno provincial puso a disposición de las víctimas un fondo de 100 millones de dólares, mientras las autoridades federales destinarán otros recursos financieros adicionales para enfrentar la catástrofe.

Las zonas más dañadas son las del centro y el sur de BC, en una franja de unos 500 kilómetros, y aunque el norte también es afectado, por el momento las llamas no constituyen un riesgo inminente para sus habitantes.

El Gobierno de la demarcación solicitó a las fuerzas armadas canadienses medios aéreos para asistir en la evacuación de la población local afectada y la transportación de los recursos que llegan desde otras partes del país.

En mayo de 2016, la localidad de Fort McMurray, en la provincia de Alberta, sufrió uno de los incendios forestales más devastadores en la historia del país, pues más de 80 mil personas se vieron obligadas a huir de las llamas, que destruyeron dos mil 400 viviendas y cerca de 600 mil hectáreas de bosques.

Informes oficiales señalan que en lo que va de 2017 hubo 552 incendios forestales en Canadá, la mitad de los cuales comenzaron en los últimos días y en total la administración provincial gastó en el período más de 46 millones de dólares, por lo que se necesita un aumento inmediato de la asistencia federal.