El Comité Intergubernamental para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Unesco, con sede en París, dio a conocer que el Frevo, Artes Escénicas del Carnaval de Recife (Brasil); la representación del triunfo de San Ignacio de Loyola sobre las creencias autóctonas moxeñas o Ichapekene Piesta (Bolivia); el festival religioso de San Francisco de Asís en Quidbó (Colombia) y el tradicional tejido del sombrero de paja toquilla hecho con palmera de la costa ecuatoriana (Ecuador); forman desde este día parte de la lista representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Unesco.

Más temprano, el presidente de la Comisión Salvaguarda, Víctor Rago, explicó este miércoles en entrevista exclusiva para teleSUR el proceso de selección de cada una de las 32 postulaciones para Patromonio Cultural Inmaterial de la Unesco.

“Se ordena todo el material con el órgano subsidiario, el cual es un equipo técnico compuesto por seis países que evalúan individualmente las postulaciones y proceden a hacer una reunión en la que tratan de ponerse de acuerdo para emitir una opinion positiva o negativa sobre cada postulación”.

Agregó que “las 32 postulaciones integran la llamada lista representantiva del Patrimonio cultural de la humanidad. Es una lista no exhaustiva que debe componerse de manifestaciones que se consideran representativas, de acuerdo a la aptitud del ser humano para vivir en su comunidad”.

Añadió que “cada postulación que integra la lista representantiva compromete al Estado parte que ha hecho la postulación a que mantenga el desarrollo de políticas y actividades de preservación que permitan la continuadidad de dicha manifestación cultural y velar por mantener la diversidad de expresiones culturales para salvaguardar patrimonios”.

Bolivia se mostró sorprendida por el nombramiento


La enviada especial de teleSUR a París, Esther Yáñez, dio a conocer que “para la nación boliviana representó una alegría inmensa el ser admitida, puesto la delegación boliviana había dicho que no contaban con el beneplácito de todo el organo subsidiario”.

En ese sentido, una vez que fue confirmada la entrada de la expresión cultural de la amazonia boliviana, la delegación de ese país agradeció “por la solidaridad de todas las delegaciones presentes en nombre de los pueblos autóctonos y Estado Plurinacional de Bolivia”.

Esta fiesta boliviana, que depende del Cabildo Indigenal desde hace 322 años, se celebra entre el 7 de julio y el 5 de agosto y recrea la cruzada de San Ignacio de Loyola para enfrentarse a sus enemigos en una colorida representación en la que el santo recibe ayuda de diversos personajes del cielo, los bosques y las aguas, ya convertidos al cristianismo.

Brasil cumplió con todos los requerimientos requeridos

Posteriormente a la aprobación de Bolivia fue el turno del Frevo brasileño, el cual, de acuerdo a la presidencia de la Unesco, “cumplía todos los criterios requeridos por lo que el órgano subsidiario recomienda que el Frevo sea inscrito en la lista representativa como Patrimonio Cultural de la Unesco”.

La delegación del Gobierno brasileño informó, una vez aprobada su candidatura, que “el Frevo tiene 100 años de patrimonio vivo, portable de los valores de tolarancia humana en medio de toda la diversidad”.

El Frevo se trata de un frenético ritmo, inspirado en géneros como el tango brasileño o la polka y acompañado de la danza del "passo", un baile que suele ejecutarse con un pequeño paraguas multicolor en la mano y que se inspira en la agilidad de los luchadores de "capoeira".

Colombia quiere salvaguardar patrimonio único

Seguido a Brasil fue el turno de Colombia, cuya candidatura “nos produjo una satisfactoria impresión al cumplir perfectamente con los criterios pedidos por la Unesco”, de acuerdo con la presidencia de este organismo.

La delegación del gobierno colombiano expresó su gratitud y su compromisó “para asegurar la salvaguarda de nuestro patrimonio, ahora intangible de la humanidad. Podemos ofrecer al mundo una muestra más de lo que representa nuestra identidad nacional”. Este evento religioso colombiano cuenta con una misa inaugural católica que se mezcla con danzas tradicionales animadas por la chirimía, un instrumento similar a un pequeño clarinete.

Expresión ecuatoriana de generación en generación


La presidencia de la Unesco también informó que “la candidatura ecuatoriana cumplió con los requisitos y el órgano subsidiario ha observado que el sombrero de paja toquilla es un conocimiento artesanal transmitido de generación en generación y producen un sentimiento de continuidad cultural que sirve de unión entre las poblacuiones costeras y andinas de Ecuador”.

Ecuador agradeció la decisión de la Unesco de ingresar al tejido tradicional del sombrero de paja toquilla a la lista de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Los representantes ecuatorianos consideraron que esta declaración "reinvindica la cultura popular de nuestro país".

El tocado consiste en un sombrero de ala elaborado a partir de hojas de palmera, cuyas fibras requieren un proceso de cocción, secado, lavado, blanqueado, horneado y planchado, lo que puede precisar de entre un día y ocho meses de trabajo, según su calidad y finura. Además, explicaron que cuando los conquistadores llegaron a América vieron que esos tejidos se parecían a las "tocas" que se utilizaban en España, a las que debe su nombre actual.