La apuesta de China y de sus empresas emergentes por la economía compartida ha llegado incluso al espacio, gracias a los planes de una compañía que diseña un telescopio espacial que podrá ser alquilado por horas por cualquier usuario interesado en la astronomía.

"Queremos que todo el mundo pueda acceder a esa tecnología porque los satélites son muy caros y están fuera del alcance de la mayoría", cuenta a Efe Feng Yang's, presidente de la compañía china Spacety, fabricante entre otras cosas de nanosatélites.

El telescopio será lanzado al espacio en un satélite y sus funcionalidades podrán ser controladas por los usuarios que se conecten a la página web, quienes se conectarán por horas y decidirán qué imágenes quieren obtener.

El objetivo de esta empresa es acercar el espacio a las personas normales, hacer que los interesados en temas como la astronomía tengan la posibilidad de investigar o disfrutar de su pasión sin tener los elevados recursos económicos que implican estas prácticas.

Según explicó Feng, esta es la primera empresa en el mundo que va a hacer algo similar ya que "el Hubble pertenece al Gobierno" estadounidense. "No hay un telescopio que esté abierto a toda la gente del mundo. Con el nuestro cualquier persona del mundo podrá meterse en nuestra página web, controlar el telescopio en el espacio y mirar hacia donde ellos quieran", aseguró.

Aunque no tienen números cerrados, esperan que la inversión sea de más de diez millones de yuanes (1.289.000 euros, 1.470.000 dólares), algo que no esperan recuperar totalmente con lo que este negocio pueda generar.

Esta idea, explica el empresario, está dentro del prominente interés de China de fomentar la economía colaborativa, compartir recursos de cosas cotidianas para reducir los costes o poder disfrutar de servicios que a priori son impagables para la mayoría.

Y es que este tipo de economía, puesta en práctica gracias a las aplicaciones móviles o las nuevas tecnologías, se está convirtiendo en una forma de vida a la que recurren cada vez más personas en China, donde están naciendo centenares de empresas emergentes ("start-ups") que ofrecen variados servicios compartidos.