A 38 años del paso a la inmortalidad de los jóvenes Alex Peña, Martha García, Juan García Prado y Juan Manuel Palma, su legado sigue presente en los jóvenes, niños y madres de héroes y mártires del barrio José Dolores Estrada, los que rindieron un merecido homenaje por haber ofrendado su vida por la liberación de Nicaragua.

La actividad político cultural inició con una caminata por varias calles del populoso barrio, seguido de la colocación de una ofrenda floral en el monumento a los mártires, en el que están plasmados los nombres de los jóvenes revolucionarios.

"Hoy recordamos a nuestros hermanos revolucionarios que con valentía defendieron nuestro país, fueron ellos los valientes hombres y mujeres que sin temor salieron a la lucha clandestina sin saber que ya no regresarían, sin embargo, hoy está floreciendo el fruto de su esfuerzo y lo vemos en cada uno de los proyectos sociales impulsados por nuestro gobierno", expresó  Nubia Escalante, secretaria política.

 Por su parte las madres de héroes y mártires con orgullo destacan la valentía de sus jóvenes hijos, quienes se enrumbaron en busca de la paz y la igualdad para su pueblo.

"Mi hijo cuando se integró a la lucha me dijo que tenía que ir a defender su país para que viviéramos mejor, sin represión, sin abusos. Hoy con orgullo le puedo decir que esta patria es la que mi hijo defendió y fue gracias a él y a sus compañeros que ahora los niños viven felices, van a la escuela, hay salud pero, sobre todo tenemos, libertad", expresó Lesbia Aguilar.

Los jóvenes hoy protagonizan  lo que para los héroes y mártires era solo un sueño, poder vivir en paz, con la oportunidad de estudiar y abonar al desarrollo del país.

"La revolución y el sacrificio de nuestros hermanos hoy nos permiten poder estudiar, trabajar y andar libremente. Ahora respiramos paz, vivimos nuevos tiempos, razón por la que hoy recordamos a todos los compañeros que nos legaron una patria hermosa", dijo Carlos Soza.