En la actividad participó la Embajadora de Estados Unidos en Nicaragua, Phyllis M. Powers, el diputado Jaime Morales Carazo y representantes del Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (Marena).

Powers se mostró impresionada  con el trabajo que el Centro de Rescate está haciendo para rehabilitar a los animales que han sido  víctimas del tráfico ilegal de vida silvestre.

Señaló que el tráfico de animales es un desafío global que sobrepasa las  fronteras y se estima que el problema se ha vuelto  tan grande como el comercio ilegal de armas y drogas.

Explicó que con frecuencia los traficantes de vida silvestre están ligados a los traficantes de drogas  y armas y además utilizan las mismas rutas.

“Estas organizaciones criminales  se aprovechan de los menos afortunados, por lo que es muy importante luchar contra ellos en todo momento, además que las poblaciones locales que dependen del ecoturismo se han visto perjudicadas por la disminución de la fauna silvestre”, comentó.

Agregó que para hacerle frente a este desafío de eliminar el tráfico de vida silvestre “todos debemos  trabajar juntos para idear soluciones que  reduzcan tanto la oferta como la demanda ilegal de vida silvestre”.

Powers aseguró que “en los próximos años vamos a seguir trabajando  con la gente de Nicaragua para promover la conservación de la vida silvestre”.

Por su parte el director de Biodiversidad de Marena, Compañero Carlos Mejía, indicó que Nicaragua tiene el 7% de la biodiversidad que existe en el mundo, lo cual incluye a más de 800 especies de ave de las 9 mil que existe  en el mundo, y actualmente se está investigando la cantidad de especies que existen en Nicaragua en materia de anfibios y reptiles.

Mejía explicó que en Nicaragua se ha avanzando en la protección de la vida silvestre, principalmente con la educación y la sensibilización de la población.

Comentó que el Marena lleva 5 años trabajando con la fundación amigos del zoológico y durante  ese tiempo se ha avanzado en la conservación de las especies que son víctimas del tráfico ilegal.

No obstante explicó que no es a través de la coerción que se logrará disminuir el tráfico de vida silvestre en el país, sino por medio de la educación de las nuevas generaciones.

Finalmente Marina Arguello, Directora del Zoológico Nacional, detalló que esa institución cuenta con 35 trabajadores que disponen de su tiempo libre para hacer trabajos extras de manera que se creen las condiciones para los animales que son rescatados por el centro.

Arguello agradeció el apoyo de las instituciones de gobierno, así como de la Embajada de Estados Unidos, que contribuyen para conservar la vida silvestre en el país y disminuir el tráfico ilegal.