A juicio del especialista, la incorporación oportuna de la infancia a clases y el aumento de la retención deben ayudar a contrarrestar los rezagos de instrucción cultural en el país, que trata de eliminar por distintas vías la Administración del presidente Daniel Ortega.

Durante 16 años de neoliberalismo hasta enero de 2007, miles de niños y jóvenes quedaron fuera de la educación a causa fundamentalmente de la llamada autonomía escolar que fue en esencia un proceso de privatización, con cobros imposibles de asumir por familias pobres, recordó el funcionario.

De 2007 a 2011, el promedio de retención desde prescolar hasta secundaria aumentó en seis puntos porcentuales, frente al 85 por ciento de 2006, señaló Treminio en comparecencia por el Canal 4 de la televisión nacional.

Hasta el tercer corte evaluativo del presente curso académico, la media de permanencia en los tres niveles de enseñanza superó el 94 por ciento y se espera terminar el año con alrededor de 92 por ciento, indicó.

Actualmente el índice de escolarización en primaria asciende a 96 por ciento; es decir 96 de cada 100 niños ingresan a tiempo al sistema educacional, lo que a juicio del viceministro es resultado concreto del restablecimiento en 2007 de la gratuidad de la enseña pública.

Casi 70 mil jóvenes podrán titularse en 2012 como bachilleres, de ellos más de 155 mil en planteles públicos, precisó  el viceministro, quien apreció los vínculos entre Estado, familia y comunidad para aumentar la eficacia del proceso docente-educativo y contrarrestar el deterioro acumulado en los inmuebles.

Entre los rasgos distintivos del actual modelo educacional en Nicaragua, el profesor ubicó la incorporación voluntaria de maestros y alumnos-monitores a repasos gratuitos, a fin de ayudar a los educandos en desventaja.

Solo en 2011, ilustró, más de 92 mil estudiantes recibieron los beneficios de ese programa de reforzamiento escolar, que involucró a más de 20 mil docentes y a miles de integrantes del movimiento de monitores de la Federación de Estudiantes de Secundaria.

A la altura del tercer corte evaluativo en 2012, al menos unos 47 mil alumnos mejoraron su rendimiento académico mediante el sistema de repasos, al que se incorporaron matriculados en las escuelas privadas y semiprivadas, expuso Treminio.

Para 2013 estarán entre las prioridades mejorar la calidad de la enseñanza y el estado constructivo de los planteles, resolver el déficit de pupitres y asegurar la merienda gratuita de los niños en las escuelas, remarcó.

También inscribió como objetivos fundamentales del año entrante avanzar en la alfabetización y la continuidad de estudios de jóvenes y adultos.