El tifón 'Nanmadol' causó hoy graves interrupciones del transporte aéreo, ferroviario y por carretera en la isla de Kyushu (suroeste) de Japón, donde también dejó a unas 20 mil evacuados y cerca de 70 mil viviendas sin luz.

El tercer tifón de la temporada tocó tierra en la ciudad de Nagasaki a primera hora de la mañana y conforme avanzaba la jornada se desplazó dirección noreste a lo largo de la costa del Pacífico del archipiélago japonés, informó la Agencia nipona de meteorología.

El 'Nanmadol' provocó precipitaciones de hasta 300 milímetros en la región de Shikoku (oeste), vientos huracanados y corrimientos de tierra en varias zonas del suroeste, y se prevé que ocasione lluvias de hasta 150 milímetros en la región central de Kanto, incluido Tokio.

El fenómeno meteorológico dejó en tierra a unos tres mil pasajeros de 47 vuelos domésticos, y causó la interrupción temporal del transporte ferroviario y el cierre temporal de carreteras al sudoeste de Kyushu, informó la cadena estatal nipona.

Las autoridades locales recomendaron la evacuación de unas 20 mil personas, mientras que unos 68 mil 500 hogares vieron interrumpido su suministro eléctrico por el paso del temporal.

Al menos tres personas han resultado heridas en accidentes relacionados con las fuertes ráfagas de viento y los corrimientos de tierra, según la NHK.

Se espera que la intensidad del tifón se rebaje paulatinamente y se convierta en depresión tropical al dejar Japón por el este del país el miércoles por la mañana, indicó la agencia meteorológica nipona.