La actual epidemia de cólera que afecta a la población de Yemen mató a mil 500 personas desde finales de abril, cuando se desató, reveló hoy aquí la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En tanto, según Nevio Zagaria, representante de la OMS en el país, el número de contagiados asciende a 246 mil, distribuidos en casi la totalidad del país (285 de sus 333 municipios).

La víspera, dijo Zagaria, se registraron los dos primeros casos en la extensa provincia de Hadramaut, en el sur de Yemen. La situación es 'muy grave', enfatizó.

Al respecto, Sherin Varkey, representante adjunto en Yemen del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), indicó que hasta el 25 por ciento de los fallecidos son desafortunadamente menores de edad.

El sistema sanitario de Yemen se encuentra al borde del colapso, entre otras causas porque sus empleados no han recibido su salario desde octubre de 2016, explicó la pasada semana la representante del Unicef en el país, Meritxell Relano.

No obstante, agregó la funcionaria, hasta el momento la tasa de mortalidad, a pesar de las precarias condiciones sanitarias en Yemen, se ha mantenido en torno al uno por ciento.

Éste constituye el segundo brote de cólera en menos de un año en Yemen, cuya población padece además de muy degradadas condiciones sanitarias a causa de la actual guerra civil entre fuerzas del movimiento hutí Ansar Allah y del presidente Abd Rabbuh Mansur Hadi.

De acuerdo con cifras de la OMS, unos 7,6 millones de yemenitas viven en regiones con alto riesgo de transmisión de esa enfermedad bacteriana que se trasmite por la ingestión de alimentos o agua contaminada.