El cambio climático provocado por la acción del hombre contribuyó al calor abrasador que se vivió en Europa Occidental durante junio, asegura hoy un grupo de científicos de la World Weather Attribution.

De acuerdo con esta organización conformada por instituciones científicas y académicas de varias regiones del mundo, Portugal sufrió un letal incendio forestal y otros países -como España- registraron temperaturas nunca vistas en esta época del año.

Las temperaturas mensuales de junio superaron en tres grados centígrados las medias a largo plazo para Europa Occidental.

Hemos encontrado vínculos claros y fuertes entre el calor récord de este mes y el cambio climático causado por el hombre, dijo Geert Jan van Oldenborgh, investigador sénior en el Instituto Meteorológico Royal Netherlands, y uno de los autores del estudio.

La investigación -basada en las tendencias históricas- revela que el cambio hizo que la intensidad y frecuencia de este calor fuera al menos cuatro veces más frecuente en Francia, Suiza, Holanda y el centro de Inglaterra; y 10 veces más probable en Portugal y España.

Expertos dijeron que era poco probable que el calor fuese un fenómeno natural y no se podía explicar por cambios en la intensidad de los rayos del sol o por otros factores naturales como las pequeñas cantidades de polvo volcánico en la atmósfera.

La World Weather Attribution es una iniciativa que surge de la asociación entre la organización estadounidense Climate Central, la Universidad británica de Oxford, el Instituto Real de Meteorología de Holanda, la Universidad de Melbourne, de Australia, y la Cruz Roja.