Hace exactamente una década se presentó al público el primer teléfono inteligente de la compañía Apple, el iPhone. Según opinan los expertos en tecnología, el concepto de 'smartphone' cambiará de manera significativa en los próximos 10 años, informó The Wall Street Journal (WSJ).

De acuerdo con el medio, durante la década que viene, los teléfonos inteligentes de Apple serán más finos y ligeros. Además de esto, contarán con una estructura más flexible y podrán ser llevados en la oreja o alrededor del cuello. Asimismo, dispondrán de algunas funciones avanzadas, como la realidad aumentada o el reconocimiento facial.

Además, es posible que los 'gadgets' actuales sean desplazados por las llamadas 'gafas inteligentes', indica el medio estadounidense. Este factor revolucionará nuestro modo de obtener la información, un acontecimiento equiparable a la aparición del primer 'smartphone'. Según declaró al WSJ el exempleado de Apple Ryan Walsh, que trabaja actualmente en la empresa Floodgate, esto ayudará a los usuarios a "interactuar de manera más eficaz e intensa con el mundo exterior".

Paralelamente, el incremento de las posibilidades para el usuario que se derivan del uso de la inteligencia artificial y la realidad aumentada está estrechamente ligado a todos los tipos de vigilancia, tanto por parte de los 'gadgets' como de las empresas. A su vez, las compañías informáticas tendrán que endurecer la política del derecho de acceso a la información privada.

De este modo, la principal diferencia entre los 'smartphones' actuales y los teléfonos inteligentes del futuro son las condiciones de uso de los 'gadgets', así como la voluntad de los humanos de aceptarlas.