Especialistas del Instituto de Medicina Legal, comparecieron este jueves ante el Juzgado Tercero (Sala 6 de los Juzgados de Managua), para confirmar técnicamente que Marcia Obando Ramírez, asestó 46 estocadas a su exnuera Claudia Mendoza (35 años), el pasado 6 abril de 2017.

De acuerdo al dictamen médico-forense, leído por el doctor Juan Carlos Medina ante la Juez María del Rosario Peralta, Claudia Mendoza “tuvo una muerte de naturaleza violenta”, presentando 46 heridas cortopunzantes.

“Las causas de la muerte, indican que se utilizó un arma blanca, causando un traumatismo craneoencefálico severo; más heridas cortopunzantes penetrantes en cuello y abdomen”, detalló el experto de Medicina Legal.

Agregó que la víctima, sufrió una hemorragia craneal, causa principal que la llevó inmediatamente a la muerte. También En el cuerpo se observaron moretones, "chimones", producidos por objetos contusos.

“Presentó dos heridas cortantes en la ceja izquierda; 16 heridas en cuello, cráneo, tórax y mano izquierda; 20 heridas cortopunzantes en cráneo, tórax, rostro, abdomen y mano derecha”, precisó.

Relatando el hecho dantesco, el doctor Medina, indicó que todas las heridas con arma blanca fueron superficiales, a excepción de dos del cuello, que lesionaron su tráquea; así como la del abdomen que penetró a cavidad.

El cadáver de Claudia Pérez Mendoza, fue identificado por sus familiares, la mañana del sábado (9 de abril) en un predio baldío, ubicado de la terminal de buses de la ruta 104, cuadra y media arriba, en el barrio Hialeah, de Managua.

El Ministerio Público, acusó a Marcia Obando Ramírez, por asesinato y robo agravado en contra de su exnuera, Claudia Pérez Mendoza.

De acuerdo a lo narrado la ultima vez por Marcia, mató a su exnuera “porque la tenía harta”, pues esta le había pedido “desaparecer” (o asesinar) a la actual pareja de su hijo, Frank Antonio Ramírez, por presuntos celos.

El Teniente Augusto Medina, especialista del Departamento de Análisis Forense de Informática, al brindar un informe técnico durante el juicio, emitió una representación gráfica del registro de llamadas que se hicieron tanto la víctima, como su suegra. El informe refleja que ambas intercambiaron al menos cinco llamadas cada una, el mismo día de los hechos.