El Morning Star, diario de la izquierda y sindicatos británicos, publicó un artículo del periodista Tim Young en rechazo a la llamada “Nica-Act”, que es ampliamente rechazada por los diferentes sectores del país y lesiona la soberanía nicaragüense.

“¿Por qué la nación más poderosa de la Tierra está tratando de bloquear la inversión y comercio en uno de los países más pobres?”, se pregunta el periodista en su artículo titulado: "Nicaragua, otra vez en la mira de la intervención de EEUU”.

Repasando las facultades concedidas al presidente de EEUU, el periodista señala que Estados Unidos, el país más poderoso del mundo, con el mayor presupuesto económico y militar, se siente fácilmente amenazado”.

“Bajo sus disposiciones, el presidente de Estados Unidos puede bloquear el comercio y la inversión y congelar activos para hacer frente a la amenaza. Es este poder ejecutivo el que Estados Unidos está volviendo a usar contra uno de los países más pobres de las Américas: Nicaragua”.

El periodista recuerda que la “reintroducción de la legislación (Nica-Act) socava un memorando de entendimiento firmado por la Organización de Estados Americanos (OEA) con el Gobierno Nicaragüense, sobre un plan trienal conjunto para ‘fortalecer las instituciones del país’, incluyendo el acompañamiento de las elecciones municipales que se celebrarán este año”.

Este ataque a Nicaragua es preocupante, sobre todo porque “la Nica-Act podría navegar por el Congreso debido a la ignorancia de los representantes y senadores acerca de cuáles serían sus efectos", según Chuck Kaufman, de la Alianza para la Justicia Global, con sede en Estados Unidos, citado por el medio.

El periodista señala que estas acciones de EEUU provocan especial preocupación, pues forma parte de un patrón continuo de intervención de Estados Unidos en la región, ejemplificado claramente por su incesante campaña contra Venezuela.