El altar de la Purísima estaba montado en un camión de TELCOR cruzado en la plazoleta que sirve de parqueo y que está ubicada frente al Polideportivo España, en tanto a un lado de lugar, un grupo de mujeres y varones entonaban cánticos dirigidos a la virgen María, mientras que por otro lado jóvenes se dedicaban a hacer estallar morteros y lanzar cohetes.

Respecto de la actividad Hazel Castillo dijo que participar en la purísima era algo gratificante para ella, porque como católica le gusta que el gobierno rescate una tradición que se venía celebrando desde hace muchos años, como una devoción hacia la virgen María.

Gozo con mantenimiento de la tradición

En ese sentido declaró que le gustaba y se sentía gozosa con la realización de la Purísima en el barrio Santos López, el que fue rebasado porque llegaron también personas de otras comunidades hasta llegar a miles.

Por su lado José Ramón Rivera López, secretario político del FSLN en el barrio, consideró que el esfuerzo por el montaje de la Purísima valió la pena al ver la alegría de miles de vecinos que no solo llegaron y entonaron cánticos a la virgen María, sino que también se llevaron su saquito de granos y aceite.

El compañero Rivera López expresó que la realización de la Purísima fue realizado por los trabajadores de TELCOR y del MIFIC, además por parte de los miembros del Consejo de Familia y Salud del barrio, quienes pusieron todo su esfuerzo porque todo saliera bien.

Mientras tanto Luisa Tercero se manifestó agradecida con el gobierno del presidente Daniel Ortega por impulsar las purísimas multitudinarias en los barrios porque así ayuda a mantener la tradición realizada en honor a virgen María, sino que también se lleva alegría e incluso un poco de granos a los vecinos de la comunidad donde se realiza.

Entre tanto Esperanza Nicaragua dijo que la idea de estar realizando purísimas en diciembre es muy buena y en ese sentido dijo que llevaba alegría a los fieles católicos que participan de esa tradición.

También se verificaron purísimas multitudinarias en Villa José Benito Escobar y Villa Revolución.