Aunque hoy parece contenido el virus Petya, empresas y gobiernos de del mundo continúan alertas por la repercusión de este ataque informático, que parece tener relación con la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA).

Expertos afirman que el virus utilizó una herramienta de esa entidad conocida como EternalBlue, cuyo fin es el espionaje.

Ese software utiliza una vulnerabilidad del protocolo Server Message Block de Windows para acceder al sistema.

Edward Snowden y las empresas de seguridad informática Kaspersky Lab y Symantec, coinciden en el nexo entre el EternalBlue y el nuevo ransomware (programa que pide rescate).

¿Cuántas veces más tiene que causar daños a las infraestructuras civiles el desarrollo de armas digitales de la NSA antes de que se asuma alguna responsabilidad?, cuestionó Snowden en Twitter.

La víspera el virus, que bloquea ordenadores hasta el pago de un rescate de 300 dólares en moneda virtual, afectó los el aeropuerto del Kiev y el sitio del accidente nuclear de Chernobil, en Ucrania, el puerto de Bombay en la India, así como a las oficinas de empresas multinacionales en todo el mundo.

En total, más de dos mil usuarios fueron afectados, esencialmente en Ucrania y Rusia, según Kaspersky Labs.

El gobierno indio confirmó este miércoles que una de las terminales del Jawaharlal Nehru Port (JNPT), el mayor puerto para el tráfico de contenedores, también recibió el impacto del software maligno.

El pasado 12 de mayo otro virus, bautizado Wannacry, afectó a cientos de miles de ordenadores en el planeta, y paralizó los servicios de salud británicos, así como las fábricas del gigante automovilístico francés Renault.