Sin señales inmediatas de amainar, las lluvias que hace varios tres días azotan zonas senegalesas han ocasionado hasta hoy varias muertes, incluidas las de cuatro menores arrastrados por un río desbordado en el sur del país.

Las precipitaciones ocasionaron el colapso de un edificio multifamiliar en la ciudad de Houdalaye (norte), dijeron portavoces oficiales, según los cuales seis inquilinos murieron aplastados por los escombros y un número similar fueron extraídos de las ruinas por los socorristas.

Altos funcionarios viajaron a la localidad para coordinar el alojamiento y la provisión de alimentos y medicinas a los damnificados por el colapso de la construcción, cuyos cimientos cedieron ante los embates de los chaparrones.

Los derrumbes de edificios son comunes en varios países africanos debido al incumplimiento de las normas de seguridad para las construcciones, con la complicidad de funcionarios corruptos que aceptan sobornos de los propietarios para abaratar costos.