El Instituto de Producción y Sanidad Animal (IPSA), inició en la ciudad de Granada el segundo simulacro de influenza aviar, con el fin de preparar las bases de una estrategia para posibles exportaciones de la carne de pollo y fortalecer la seguridad alimentaria nacional.

"Nosotros tenemos que estar preparados, ya que el mayor consumo de la población nicaragüense es la carne de pollo. Hemos tenido el mandato del Comandante Daniel y la Compañera Rosario de preparar esta institución para tener desarrollo y seguridad alimentaria del pueblo nicaragüense", indico el ingeniero Ricardo Somarriba, director ejecutivo del IPSA.

No se está exportando pollo, pero se están preparando para abrirse a los mercados centroamericanos. Esta es una garantía que fue presentado a 168 países”, dijo Somarriba.
"Para nosotros es clave el comercio con el mercado avícola regional y Estados Unidos, dado que estamos libre de influenza aviar para las importaciones libres de esos países y por lo tanto debemos tener un trato recíproco porque la sanidad aviar esté lista” manifestó Alfredo Velez, gerente general de Cargill.

Agrego que "es importante tener asegurado este ejercicio entre el sector privado y público, que nos van a dejar completos para enfrentar cualquier situación real", indicó.
Este evento ayudará a preparar a todos los equipos técnicos, incluso universidades, para estar en una línea real en el momento que se de una situación de este tipo, añadió.

En el país hay aproximadamente unas 400 granjas, entre pequeñas y grandes.

Iván Narvaez, experto chileno, señaló que están presentes para compartir experiencias que ayuden a los colegas a tener una preparación más sólida y estar listos para tener un desempeño adecuado.

Donald Tuckler, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Avicultores y Productores Avícolas (ANAPA), señalo que el interés no solamente es porque es una enfermedad que acaba con las aves y la producción avícola y por ende inversiones, sino que tiene implicancias más allá de la salud animal, donde los consumidores se abstienen de consumir por las percepciones que se tiene sobre la enfermedad.

El evento se desarrollará durante cuatro días en un hotel granadino en el cual habrá experiencias teóricas y prácticas, a fin de estar preparados ante un posible evento de influenza aviar.