Científicos holandeses descubrieron un meteorito de aproximadamente cuatro mil 500 millones de años, al que consideran clave para estudiar el origen del sistema solar, publicó hoy el portal Phys.org.

Con apenas 500 gramos de peso y el tamaño de un puño cerrado, el cuerpo celeste atravesó a el techo de un cobertizo en la localidad de Broek, al norte de la capital holandesa en enero pasado.

Según los reportes, a pesar de realizarse intensas búsquedas, no fueron encontrados otros fragmentos de la roca.

Este es el sexto meteorito descubierto en territorio holandés en los últimos 200 años, indicó la publicación.

En un video de Youtube, el geólogo del Centro de la biodiversidad Naturalis de Leiden, manifestó que 'esos cuerpos celestes son muy especiales pues en la Tierra no existen piedras de esa edad.'

'Su estudio ayuda a aprender sobre los comienzos del Sistema Solar, cuando una nube estelar se fragmentó, comenzaron a formarse minerales y a crearse planetoides', agregó el experto.

El académico consideró que el meteorito proviene de la región situada entre Marte y Júpiter, donde hay un gran cinturón de asteroides, con rocas y pequeños planetas que a veces salen de sus órbitas.