Una investigación científica ha demostrado que en determinadas situaciones de emergencia es más eficaz salvarse a sí mismo que intentar ser un 'héroe' y salvar a los otros en primer lugar.

El impulso que hace que los humanos intenten salvar su propia vida antes de ayudar a otras personas en la misma situación de riesgo puede, de manera general, aumentar el número de sobrevivientes durante una emergencia, según un estudio de la Universidad de Waterloo.

Con la ayuda de simulaciones computarizadas, los científicos descubrieron que poner a otros en primer lugar durante un desastre puede terminar costando más vidas. El egoísmo, por su parte, puede (a veces) ser una mejor solución en esos casos.

Según Motherboard, en grandes catástrofes, la evacuación es la única medida que puede realmente poner a las personas a salvo. En una investigación llevada a cabo por Eishiro Higo, ingeniero civil que se dedica a estudiar cuestiones relacionadas con la evacuación, tres estrategias de supervivencia fueron puestas a prueba a través de modelos computadorizados.

La primera estrategia consistía en que nadie ayudara a nadie, la reacción de cada individuo se limitaba únicamente a alejarse del peligro tan rápido cuanto era posible. La segunda era una estrategia de grupo en la cual un sobreviviente ayudaba a otro, quien, por su parte, ayudaba a otro y etcétera. En la última era necesario primero salvarse a sí mismo y solo después, al encontrarse a salvo, empezar ayudar a los otros. La tercera estrategia superó a las otras y resultó en más vidas salvadas en general.

Al analizar un escenario ficticio, en el cual la evacuación comenzó 12 minutos o más después del inicio del desastre, más del 80% de los individuos fracasaron al utilizar la estrategia de grupo. Sin embargo, utilizando la tercera estrategia, solamente un 45% no logró salvarse.

Las actitudes temerarias "no son una buena estrategia en las situaciones de emergencia (…) En escenarios muy críticos, tenemos que ser un poco egoístas, pero todavía podemos ayudar a otros si tenemos equipamientos y estrategias adecuadas".

Higo consideró que es necesario identificar lo que es valiente y lo que es imprudente. Ayudar a la gente desde un lugar seguro sigue siendo el mejor comportamiento a seguir en situaciones de emergencia, concluyó.